Enviar

La fe en Cristiano

201406092154050.a4.jpg
A Portugal le gusta vivir al extremo, a punto estuvo de quedar eliminada de esta Copa Mundial, pero en repechaje (por segunda ocasión consecutiva) obtuvo el tiquete ante Suecia.
Aguerridos, casi orgullosos de su estirpe y de la clase que hay en sus piernas, los lusos llegan a Brasil 2014 con la consigna de quitarse fantasmas del pasado y asegurar un mejor lugar dentro de la elite del fútbol, después de innumerables intentos fallidos. Su mayor logro en la máxima cita mundial fue el cuarto puesto que alcanzaron en Alemania 2006.
Los ibéricos centran sus esfuerzos en potenciar una plantilla que cuenta con talento suficiente, pero que no ofrece las garantías necesarias a la hora de pensar en la trascendencia en este torneo.
Además, sus oportunidades van muy de la mano con el rendimiento de su actual estrella, Cristiano Ronaldo.
El delantero del Real Madrid sabe que su presencia dentro del equipo es fundamental, aporta gol y liderazgo, más en un grupo tan complicado como en el que se encuentra.
Por eso en Portugal rezan por que su capitán llegue recuperado de la lesión muscular y una tendinitis rotuliana en la pierna izquierda que le aqueja.
Explotar la velocidad de Cristiano, como lo hicieron en el repechaje contra la Suecia de Zlatan Ibrahimovic, con los trazos largos de jugadores como Moutinho y Meireles es una de las estrategias más utilizadas por su técnico Paulo Bento, quien asumió durante la fase de clasificación de una Eurocopa 2012.
“No somos favoritos pero intentaremos hacerlo lo mejor posible (...) Somos ambiciosos, pero conscientes de que tenemos que establecer algunas metas e ir paso a paso, partido a partido”, dijo Cristiano, quien estará en su tercer Mundial.
El primer objetivo de Portugal es claro, pasar la fase de grupos. Luego como mencionó CR7, “ya veremos”.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR

 

 

Ver comentarios