Enviar

Luego de la conmoción que produjo el cierre de una planta en Intel, con la consiguiente pérdida de empleo, esta nueva inversión facilita la comprensión acerca de la evolución que ha tenido la empresa en Costa Rica y cómo nuestro país sigue teniendo una gran importancia estratégica para Intel


La evolución de Intel beneficia al país


Buenas noticias provenientes de Intel y buena gestión de gobierno para generar transferencia de conocimientos y encadenamientos.
La multinacional abrirá su primer megalaboratorio en el país, donde se trabajará en la validación de nuevos productos, aprovechando la experiencia de Costa Rica en manufactura de alto volumen y sus operaciones de desarrollo de ingeniería para abrir este tipo de laboratorio en suelo nacional.
En la plataforma, técnicos e ingenieros costarricenses serán los responsables de probar todos los productos de Intel, antes de iniciar su manufactura y distribución a nivel mundial, lo que podría tardar algunos trimestres por cada unidad.
Este proceso contará con 250 empleados, y con la consolidación del Mega Lab se crearán 100 nuevos puestos de trabajo, con lo cual el Centro de Investigación y Desarrollo contará con 700 personas.
Intel espera cerrar el año con 1.600 empleos directos.
La falta de gestión adecuada de gobierno para que la inversión extranjera directa que se instala en el país genere la transferencia de tecnología y conocimientos que necesitamos es un tema del que mucho hemos hablado en este espacio.
Ahora pareciera que esto comenzará a suceder. El Gobierno de Costa Rica e Intel se pusieron de acuerdo para ver la posibilidad de montar un laboratorio para las pymes de alta tecnología, en las instalaciones de la multinacional, con lo cual se produciría la transferencia de conocimientos, los encadenamientos y el emprendedurismo.
Atraer inversión extranjera directa al país, sin realizar alianzas de este tipo, significa desaprovechar una de las mayores ventajas que el país puede obtener además del empleo.
Por otro lado, luego de la conmoción que produjo el cierre de una planta en Intel, con la consiguiente pérdida de empleo, esta nueva inversión facilita la comprensión acerca de la evolución que ha tenido la empresa en Costa Rica y cómo nuestro país sigue teniendo una gran importancia estratégica para Intel.
La iniciativa de llegar a acuerdos con multinacionales que puedan transferir conocimientos en las diferentes áreas de la producción a nuestras pymes, debería ser labor permanente del gobierno, lográndolo al menos en aquellas que estén dispuestas a ello.



Ver comentarios