Enviar
Lunes 5 Noviembre, 2012

La enseñanza del inglés en el país no es tan peor

Debo iniciar presentándome como fundador de la Universidad Interamericana en Costa Rica y Panamá e indicar que durante mi gestión de esta entidad privada, participé con los rectores de las cuatro universidades públicas y otros tres colegas de las privadas, en la fundación del ente acreditador SINAES. También fui miembro y presidente de AUPRICA, entidad acreditadora de educación superior privada a nivel centroamericano.
Soy presidente del Politécnico Internacional, que ofrece inglés intensivo como segundo idioma entre las carreras de diplomado, y también como curso libre; la calidad de nuestro trabajo ha sido reconocida y validada por las empresas que contratan a nuestros egresados y por las personas que estudian los cursos libres.
Es precisamente nuestra calidad, la razón por la cual en este momento somos la institución que capacita en inglés a estudiantes de colegios técnicos y profesores del MEP, para elevar el nivel de este idioma en los colegios públicos, estrategia trazada por el MEP y la Coalición Costarricense de Iniciativas para el Desarrollo. Los resultados son excelentes.
Para lograrlos, nuestros profesores son nativos de Estados Unidos, Canadá e Inglaterra, y tienen amplia experiencia en pedagogía y enseñanza del inglés como segunda lengua. Nuestro programa se rige bajo las competencias del Marco Común Europeo de Referencia, estándar usado por las compañías transnacionales para contratar personal bilingüe en Costa Rica.
Creo en la libertad de la educación, tal como lo indica nuestra constitución, pero apoyo sin reservas la gestión del Colegio de Médicos donde muy pronto se exigirá un examen de incorporación a los médicos graduados en universidades públicas y privadas; una comisión legislativa lo acaba de dictaminar afirmativamente, ojalá tenga trámite rápido en el plenario e incluya los mismos requisitos para abogados, contadores públicos e ingenieros, que por razones obvias deben dar muestras de ética e idoneidad. Hasta aquí suficiente.
En LA REPUBLICA del 2 de noviembre, se publicó una nota con datos muy preocupantes sobre la educación del idioma inglés. Allí se reseña el sistema de control que pretende imponer la organización Costa Rica Multilingüe para regular la enseñanza de dicho idioma.
Esta organización fue creada al inicio del más reciente gobierno del Dr. Oscar Arias, para coordinar en el país la capacitación en inglés de 20 mil jóvenes, y tal como lo indica el artículo, aparentemente “su impacto ha sido bajo hasta el momento”.
En otros países, menos avanzados en educación que nosotros, exigen a todos los graduados universitarios la presentación de un puntaje mínimo en el TOEFEL, prueba reconocida mundialmente.
Me han informado que van a implementar el mismo sistema con los graduados de secundaria en dichos países. Para hacerlo realidad, la enseñanza del inglés en la secundaría y universidades es una política pública seria, sustentada con calidad.
Si nosotros implementáramos esas dos medidas se acaba el problema. Solo se necesita voluntad política. Para empezar, debemos mejorar el inglés desde la escuela y el colegio, y para eso ya hay pasos como la alianza CINDE - MEP –Politécnico.
El país necesita que alguien nos diga de verdad adónde vamos, yo lo que sigo viendo es adónde nos quieren llevar.

William J. Salom
Presidente Politécnico Internacional