La economía y la inversión
Enviar

La economía y la inversión

Tras ocho días de bajas, de -3,64%, los índices de acciones reaccionaron la semana pasada luego de que se conocieran las cifras de empleo en Estados Unidos, infundiendo algo de optimismo en el mercado.
Reacciones como la anterior son típicas de mercado, ya que los inversionistas suelen sobrerreaccionar a las noticias del mercado, especialmente las económicas, que son las que tienen mayor impacto sobre una mayor cantidad de instrumentos de inversión.

El mismo día que se conocieron los datos de empleo, los mercados de futuros reaccionaron de forma mixta (alzas y bajas), lo cual era de esperarse, ya que estos mercados tratan de asimilar el impacto de decisiones de corto plazo sobre el largo plazo.
Estas reacciones desproporcionadas del mercado generan lo que se conoce como el “investor´s remorse” o arrepentimiento del inversionista, que consiste en el ajuste de los precios de los títulos valores luego de que reaccionan exageradamente ante un evento específico, ya que los inversionistas se tomen el tiempo de evaluar el verdadero impacto de la noticia.
En términos muy generales, las variables económicas impactan dos cosas: la primera es la tasa de interés del mercado, lo que hace que los títulos valores que reaccionan en sentido contrario a esta, varíen su valor. Este impacto se observa mejor cuando se dan a conocer las decisiones del Banco Central o del gobierno en el manejo del déficit fiscal, como en el caso de Grecia, cuya decisión de buscar conformar un gobierno que le permita al país dentro de la Zona Euro, refleja oportunidades de estabilidad y por ende que las tasas de interés permanezcan estables.
El segundo impacto está en la expectativa de crecimiento. Por ejemplo, el anuncio de las positivas cifras de empleo en Estados Unidos la semana pasada, lleva a los inversionistas a pensar que las empresas podrán mantener sus niveles actuales de producción, lo que posiblemente no impacte sus ganancias, lo que se traduce en mayores dividendos para los inversionistas.
Hoy en día, con la globalización e integración de los mercados, no solo las variables económicas locales interesan, sino también las externas; por ejemplo, la decisión del gobierno español de nacionalizar Bankia, S.A., como una medida para impulsar la economía, ha traído impulso en los sectores bancarios de América Latina, donde operan el BBVA y el Banco Santander.
El inversionista de estos tiempos debe estar más atento al desenvolvimiento de la economía global, ya que los impactos pueden ser mucho mayores a lo estimado. Quizás vale aquel viejo dicho de los corredores de Wall Street, más vale informado que arruinado.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]
Twitter @alfredopuerta

Ver comentarios