Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



MAGAZINE


La degustación

Redacción La República [email protected] | Viernes 08 julio, 2011



La degustación

En este mundo antes de excesos (todavía algunos los tienen) y hoy de moderación e inequívoca responsabilidad que requiere disciplina, amerita hablar sobre el acto de degustar los alimentos y las bebidas.
La sola palabra sugiere pausa, interiorización, análisis, neuronas funcionando, concentración, enfoque y disfrute. Pero es más que eso, involucra una clara predisposición a experimentar y descubrir nuevas sensaciones o volver al encuentro de gratas experiencias sensoriales, que solo la práctica permite.
El acto de degustar tiene varias dimensiones, la íntima y la social, la primera debe darse sin hablar, en silencio, para uno mismo, regocijándose y queriéndose, “chineándose”, dándose permiso para sentir, descubrir sin condicionamientos (lo que es un reto pues posiblemente un especialista nos influyó y contaminó con dogmas cajoneros que nos nublan en lugar de iluminar el camino muchas veces).
El viaje íntimo debe darse sin ataduras, pues podemos ser maestros de nuestros propios momentos.
La otra dimensión es social, para compartir, pero no discutir o tener que defender, de hecho no es una guerra, en la que debe prevalecer nuestra opinión como trofeo. Nuestra opinión es una más, pero muchos luchan tontamente por competir tratando de imponer criterios y fórmulas.
La degustación correcta es un acto noble y sensual, perfeccionarlo es un deber, de lo contrario estamos echando a la basura nuestro potencial y un maravilloso viaje por esta corta vida. Viaje en el cual debieran permitirse ser acompañados por necios, majaderos y gente que no sabe que no sabe.
¡Buen provecho y hasta la próxima semana!