Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



ACCIÓN


La debacle de los Bulls

Dinia Vargas [email protected] | Lunes 15 febrero, 2016

Derrick Rose ha estado muy lejos de su mejor rendimiento y dar todo lo que los Bulls esperan de él. Gary Dineen-AFP/La República


La alerta roja se encendió en los Bulls de Chicago, un equipo diseñado para ser protagonista de la Conferencia Este y candidato al anillo, ahora queda reducido a pelear con uñas y dientes por meterse en la postemporada.
El sétimo lugar (a 11 juegos de los Cavaliers, líderes del Este) preocupa, aumentado por el mal juego que viene mostrando últimamente el equipo.
Imperdonable que esté sufriendo tanto un equipo con una planilla compuesta por jugadores como Derrick Rose, Paul Gasol, Joakim Noah (operado del hombro), Jimmy Butler, Nikola Mirotic, entre otros.
La debacle de los Bulls comenzó a finales de enero cuando les tocó salir de casa.
En ese momento los de Chicago estaban en plena pelea por los primeros lugares de su Conferencia, y regresan para esta semana completamente rotos y hundidos en la tabla. Fueron 11 días de pesadilla lejos del United Center.
Una gira que aumentó las dudas por los malos resultados, resumidos en cuatro derrotas al hilo para un total de una victoria y cinco pérdidas en lo que va de este mes de febrero.
“Tenemos que pasar página de esta gira y seguir mirando el futuro”, dijo el técnico Fred Hoiberg. “Ha sido una gira larga y agotadora, con cuatro partidos en seis días por diferentes ciudades con cuatro zonas horarias distintas. Eso es duro y les ha pasado factura a nuestros jugadores”, añadió a modo de excusa.
Además del calendario, el otro punto en que se respalda Hoiberg es en las lesiones que últimamente han aquejado a su equipo.
Mirotic (apendicitis), Butler (tobillo: tres a cuatro semanas fuera) y Rose (regresó el pasado miércoles) los han mermado.
Pero los males de estos Bulls van más allá de eso, es un conjunto inconsistente en su juego.
“En cierta medida, esto es lo que somos. No hay ningún misterio”, aseguró Gasol
Todavía queda mucho campeonato por delante, pero los Bulls deben acelerar para no verse aún más en problemas.
Tras el Juego de Estrellas, los partidos volverán el jueves y ahí los de Chicago tendrán una prueba de fuego ante Cavaliers.
Un duelo perfecto para demostrar que están de vuelta, para dar una cara totalmente diferente y cambiar el panorama.
Una victoria les daría aire, les permitiría recobrar la confianza. Pero si sucede lo contrario, sería seguir en caída libre y aumentar los problemas y la presión que ya existen.