Enviar
La cultura de la traición

Actuaciones inmejorables enaltecen una magnífica producción alemana, ganadora del premio Oscar.

Opera prima de un cineasta de 33 años, la magnífica producción alemana “La vida de los otros” goza de una carta de presentación que pocos títulos pueden igualar: más de 30 premios internacionales, incluyendo el Oscar como mejor película extranjera. No es para menos. Este refinado drama psicológico constituye uno de los mayores logros de la industria fílmica alemana en años.
Es un vibrante acto de denuncia política, que analiza con lucidez uno de los periodos más oscuros en la historia reciente de la nación: el apogeo del régimen socialista, cuando el autoritarismo dominaba el destino de la gente. En ese entonces, se utilizaban métodos inhumanos para estimular la desconfianza recíproca entre ciudadanos, promoviendo una cínica cultura de la traición.
“La vida de los otros” se sostiene en las actuaciones inmejorables de un elenco robusto, encabezado por Ulrich Muhe. Rostro impenetrable y mirada magnética, Muhe ofrece un intenso retrato de un hombre solitario, frío e insensible, quien cambia por dentro y emprende un difícil camino a la redención.
En 1984, Berlín está partida a la mitad por un muro, que separa el lado occidental del lado oriental. En la zona controlada por los soviéticos, Gerd Wiesler es un capitán de la Stasi, la temida policía secreta. Su especialidad consiste en vigilar e interrogar a individuos acusados de ser subversivos.
Sus superiores le dan a Wiesler el encargo de espiar a Georg Dreyman, un prestigioso dramaturgo. Conforme pasan los días y él va monitoreando la intimidad de Dreyman y de su pareja, una conocida actriz de teatro, Wiesler decide tomar posición, aunque ello significa poner en riesgo su propia carrera.
He aquí una de aquellas raras piezas de arte que llegan a ser universales, partiendo de lo particular. Mediante las vivencias de un puñado de personajes esbozados con inteligencia, se puede vislumbrar la experiencia colectiva de un pueblo entero, sin caer en esquematismos superficiales.
La intenciones son claras, a partir del emotivo prólogo, donde el protagonista imparte una lección a un grupo de estudiantes, sobre cómo torturar psicológicamente a un sospechoso. La denuncia es amarga y eficaz, el mensaje humanista llega a lo más profundo del corazón.
Ahora que la violación de la privacidad y la pérdida de libertad individual son temas que han vuelto a cobrar triste vigencia, “La vida de los otros” adquiere un matiz de actualidad, que la convierte en una obra imprescindible.

La vida de los otros
(Das Leben der Anderen)

Dirección: Florian Henckel von Donnersmarck.
Reparto: Ulrich Muhe, Martina Gedeck, Sebastian Koch, Ulrich Tukur.
Duración: 2.17.
Origen: Alemania 2006.

Calificación: 9
Ver comentarios