Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 1 Julio, 2015

La clase media tica, empleados públicos y los que laboran en el sector productivo, es conservadora

La clase media estatista

La clase media costarricense, desde que aparece, siempre ha estado compuesta por una proporción importante de personas empleadas por el Estado: maestros, policías, contadores, oficinistas, enfermeras, ingenieros, conserjes, abogados, médicos, choferes, secretarias, profesores, maestros de obra, trabajadores sociales, meteorólogos y muchas ocupaciones adicionales.
Es más, es posible argumentar que la clase media nacional fue creada por gobiernos socialdemócratas que buscaban resolver los problemas del desarrollo del país empleando un aparato estatal proactivo.


Esta clase media tenía y mantiene las características de grupos similares en otros países y la más prevalente es su adversidad al cambio.
No es extraño que PRAVDA en su edición del 4 de mayo de 1918 contenga un artículo que entre otras cosas dice “el enemigo interno de la revolución rusa es constituido por las clases medias”. La solución de los bolcheviques fue la de destruir estas personas.
La clase media tica, empleados públicos y los que laboran en el sector productivo, es conservadora. Quizás esto se debe al hecho de que viven lo suficientemente cerca de la pobreza que saben muy bien que no desean tener que sufrir de esa manera.
Tienen parientes pobres, o quizás sus antecedentes propios son de una vida con demasiadas necesidades. Ahora tienen su casita (aunque hipotecada), pantalla plana, un carrito (pagado a plazos), y si lo que tienen es un empleo en el Estado lo único seguro es que no pueden ser despedidos nunca.
Lo interesante es que estos empleados públicos, que por definición son de clase media, se han inscrito en sindicatos (normalmente considerados que existen para un proletariado necesitado de protección contra un patrono explotador) cuyos líderes se pueden describir como algo radicales. En por lo menos un caso una líder prominente es de extrema izquierda declarada.
¿Por qué se mantienen en estos sindicatos con este tipo de líderes? La respuesta está clara; año tras año estos líderes les ha conseguido aumentos en sus salarios mucho más grandes de lo que ha sido la inflación y también les ha conseguido beneficios (como ejemplos: salario escolar, prestaciones de hasta 20 años, un régimen de “dedicación exclusiva”).
Estos “logros” han sido posibles a merced de haber “líderes” electos, administración tras administración, que han hecho grandes concesiones probablemente no porque han sido malintencionados sino por falta de visión y “flojera”.
Ahora se anuncia una alianza entre estos sindicatos de empleados públicos (proporción importante de la burguesía nacional), el Frente Amplio y el Partido Acción Ciudadana (oficialista) que declara como objetivo principal proteger los beneficios desproporcionados que tienen los burócratas y, si es posible, conseguir más.
Los líderes de esta alianza creen que la manera de conseguir más beneficios es “quitando más” de los que forman el sector productivo.
¡Qué cosa más increíble!
Afortunadamente no todo el PAC está de acuerdo con esta alianza; los socialdemócratas en ese partido, entre quienes tiene que estar el presidente Luis Guillermo Solís, entienden las implicaciones negativas para el futuro del país si prospera la alianza.

Carlos Denton
[email protected]