La casa de las miniaturas
Enviar

201603291950390.p16-columna-recuadro.jpg
Una obra original, inteligente y bien escrita, es lo que puede resultar esta para muchos lectores, que buscan entretenimiento de buena calidad.
Es el año 1687 y Nella Oortman ha llegado a Ámsterdam desde Assendelft para instalarse en casa de su marido, Johannes Brandt, con el cual acaba de casarse, a distancia, no por amor si no por conveniencia.
Su esposo obtendrá el beneficio de emparentar con gente noble aunque venida un poco a menos y Nella disfrutar de la fortuna de Johannes, un hombre de negocios.
Con este inicio, aparentemente sin novedad, comienza la novela “La casa de las miniaturas”, de la londinense Jessie Burton, que consigue conquistar al lector desde las primeras páginas y resulta, además de divertida, profunda e impresionante.
Con una narración acelerada, llena de misterios, secretos y sorpresas la historia introduce al lector en la Ámsterdam de esa época y poco a poco en aspectos como la fuerza y solidaridad entre mujeres aparentemente débiles y dramas escondidos tras los muros de una lujosa vivienda.
Personajes y situaciones capaces de estremecer fuertemente, en una trama que mantiene en vilo, a la vez que muestra las miserias y virtudes de una sociedad en particular, pero que son universales.
Editada por Salamandra (2015), esta primera novela de Burton vendió ya en Reino Unido más de 100 mil ejemplares y está en proceso de traducirse a cerca de 30 idiomas.
Muy buen inicio para una escritora que probablemente volveremos a ver en librerías en el futuro y ojalá con obras que, como esta, vale la pena adquirir y sentarse a disfrutar.

 


Ver comentarios