Logo La República

Jueves, 22 de agosto de 2019



GLOBAL


La carne no está en Argentina

Redacción La República [email protected] | Viernes 24 septiembre, 2010



La carne no está en Argentina

Los argentinos perdieron su título de mayores consumidores de carne en el mundo debido a que la peor sequía en 70 años y los topes a las exportaciones fijados por el Gobierno llevaron a los productores agropecuarios a reducir el número de cabezas de ganado en las pampas.
El consumo está cayendo a 57,3 kilos anuales, el nivel más bajo desde 1958 y por debajo de su vecino Uruguay, donde cada persona consume no menos de 60 kilos anualmente, según las asociaciones del sector de la carne en ambos países.
La caída en la cantidad de hacienda será “peor todavía el año próximo” en razón de que durante la sequía de dos años que terminó en 2009 nacieron menos terneros, dijo Ricardo Buryaile, productor agropecuario y diputado que preside la Comisión de Agricultura y Ganadería en la Cámara de Diputados.
El menor número de cabezas hizo que los envíos desde el país -anteriormente el mayor exportador de carne del mundo- se desplomaran un 50% este año, permitiendo que Uruguay lo superara como proveedor global. Esta contracción está afectando las ganancias de los frigoríficos, lo cual ha llevado a JBS SA de Brasil, el productor de carne roja más grande del mundo, a considerar la posibilidad de vender algunos de sus establecimientos en Argentina.
Los futuros de ganado bovino en el Mercado de Chicago cayeron por tercer día consecutivo el 22 de septiembre, bajando un 1,7% hasta 98,3 centavos la libra, después de haber alcanzado $1,0265, el máximo de 23 meses, el 17 de septiembre. Durante el año pasado, los precios han aumentado 16%.
Joe Schuele, portavoz de la Federación Exportadora de Carne de Estados Unidos con sede en Denver, dijo que los precios subieron debido a un mejoramiento de la economía mundial y a una mayor demanda.
Los exportadores estadounidenses “tuvieron probablemente ganancias moderadas” como consecuencia de la caída en la producción de Argentina, dijo Schuele.
El Ministerio de Agricultura de Argentina pronostica que las exportaciones de carne superarán las 360 mil toneladas en 2010, dijo el 22 de septiembre Pablo López, portavoz del ministerio, en una entrevista desde Buenos Aires. Datos del ministerio muestran que el año pasado, Argentina exportó en comparación 419.337 toneladas.
La sequía que afectó a Argentina desde 2007 hasta comienzos del año pasado, quemó las pasturas, redujo la producción de trigo a su nivel más bajo desde 1975 y disminuyó en no menos de un tercio la cosecha, según datos del Gobierno.
Datos elaborados por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria con sede en Buenos Aires muestran que en los dos últimos años, el total nacional de ganado bovino cayó 15% hasta 49 millones de cabezas.
La disminución de la cantidad de hacienda, los precios del ganado en alza y las restricciones a las exportaciones que la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, introdujo en 2008 para garantizar el abastecimiento interno están erosionando las ganancias de los frigoríficos, dijo Luciana Leocadio, analista de la firma de corretaje Ativa Corretora de Río de Janeiro.
Los mayores costos más altos en la filial argentina de Marfrig Alimentos SA, el cuarto productor de carne más grande del mundo, reducirán las ganancias de la empresa con sede en San Pablo en los próximos trimestres, dijo Leocadio en una nota de investigación con fecha 31 de agosto. La filial argentina de Marfrig representa un 12% de los ingresos de la empresa.
JBS SA dijo el 29 de agosto que podría cerrar tres de sus seis establecimientos en Argentina.
“Cada vez que pensamos que las cosas no pueden empeorar más, empeoran”, dijo en una llamada en conferencia el 16 de agosto Joesley Mendonca Batista, máximo responsable ejecutivo de JBS con sede en San Pablo.

Buenos Aires
Bloomberg