Enviar
La armonía es un arte
El Shihan Terry Ezra enseña que la mejor batalla es en la que no se pelea

Luis Rojas
[email protected]

A sus 65 años de edad al inglés Terry Ezra le resulta muy fácil volcar y lanzar al suelo a cualquier rival… y es que a la vista parece tan fácil, pero parte del secreto se encuentra en el hecho de que más que su fuerza él utiliza la de su rival.
Ezra, sétimo dan y quien se encuentra en nuestro país invitado por la asociación Mushinkan de Costa Rica, ha dedicado su vida a un arte marcial que no es competitivo, porque no se rige por triunfos y derrotas, sino por armonía y unión.
Ayer, en el Colegio Salesiano, en Zapote, tuvimos la oportunidad de conversar con Ezra, luego de impartir una clase a un grupo de ticos deseosos de aprender este arte.
“La idea es encontrar nuestra verdadera naturaleza y la paz interior, pese a la violencia que vivimos hoy en día”, explica Ezra, ahondando que este arte, si se practica adecuadamente, es efectivo como defensa personal, pero esa no es la idea.
“Cuando uno es un principiante, choca con su oponente, pero en realidad estamos chocando interiormente con nosotros mismos, por eso chocamos exteriormente con las demás personas. Conforme practicamos y armonizamos con nuestras fuerzas interiores y luego con las fuerzas exteriores del oponente, en vez de chocar lo que hacemos es unirnos y hacernos uno con esa fuerza; esa es la armonía”.
Observando las prácticas, se puede notar como el atacante es doblegado por el atacado con un mínimo esfuerzo; Ezra explica esto: “la energía con que viene el atacante se une en una sola energía con la de uno y es redireccionada, como dos ríos que se encuentran y siguen fluyendo como uno solo. No hay choque no hay violencia todo fluye”.
La práctica transcurrió en el gimnasio del Salesiano y frente a esta, se encontraba una imagen que los participantes constantemente reverenciaban; era la del sensei Morihei Ueshiba, fundador del aikido, el hombre que recibió este arte por iluminación y lo desarrolló junto con su filosofía de la no violencia.
Ezra indicó que la reverencia implica respeto y conciencia. “La idea es que conforme vamos siendo más conscientes de nosotros mismos, de nuestros movimientos y de nuestros actos somos conscientes hacia los demás seres humanos. Esto es algo que debe estar con nosotros siempre, no solo en la práctica, sino en todas partes”.
Sobre la expansión del aikido, el Shihan inglés detalló que en 1958 los primeros instructores japoneses salieron rumbo a Francia y después a Inglaterra, y realizaron sus primeras demostraciones en los clubes de judo. Ueshiba envió a sus primeros discípulos a diferentes partes del mundo, uno de ellos a América donde empezó a abrir escuelas en el Norte y Suramérica.
Aunque hay muchas similitudes entre el aikido y las demás artes marciales la gran diferencia, según Ezra, es que “en nuestro arte se puede trabajar con el compañero en armonía sin ser competitivo y sin lastimarse”, y aunque la naturaleza humana parece ser siempre competir, en este caso se llega a un nivel de conciencia que abarca todos los movimientos y pensamientos hacia la armonía.
Ezra, quien es el director técnico del Komyokan Aikido Association (KAA), en Inglaterra, se considera una persona normal que si bien pasa mucho tiempo meditando en su dogo, realiza una vida corriente baila, va al cine y hasta si le nace el deseo se toma una cerveza; no obstante, camina, eso sí, por su existencia cotidiana, con una apreciación diferente de la vida: respetándola más, entendiéndola mejor y apreciándola… “La idea es tornar la armonía en más armonía y la amistad en más amistad”.

¿Qué es el aikido?
El aikido es una modalidad de arte marcial que está compuesta por tres vocablos:
AI: significa unión, KI: es la energía vital y
DO: es la vía, el camino filosófico y espiritual que persiguen todas las artes marciales.
Por lo tanto, se puede definir aikido como “El Camino hacia la unión con la energía”. Fue desarrollado por Morihei Ueshiba (1883-1969), aproximadamente entre la década de 1930 y la de 1960.


Proyecto en el Salesiano
La Asociación Mushinkan de Costa Rica está desarrollando un proyecto en el Colegio Salesiano, con niños. Ellos brindan clases de aikido los sábados de 11 a.m. a 12 m.d. y de armas de 12 m.d. a 12.30 p.m. Las armas como el bokken, que es una espada similar a la del samurái pero de madera, con la que se practican los movimientos, y el jo, que tiene forma de bastón, son la base para las técnicas del aikido. “La idea es poner a los niños en forma y buena condición física e inculcarles valores como el respeto y la disciplina”, expresó Fernando Ng, miembro de la asociación. Quienes estén interesados de recibir estas clases pueden llamar al teléfono 8993-7715, con Fernando Ng.
Ver comentarios