Enviar
La armada tras la conquista
Confirman Nadal – Mónaco, mientras Nalbandian pasa para mañana

España vibra hoy porque sus mejores tenistas iniciarán la conquista de su quinta ensaladera, ante una Argentina que promete luchar, frente a un Nadal que llevará sobre sus hombros el peso y el compromiso para la victoria ibérica.
Rafa, número dos del mundo, es el único que permanece del equipo que hace siete años logró el segundo trofeo ante Estados Unidos.
Nadal enfrentará a Juan Mónaco, su amigo en el plano personal y que asume el papel que otrora debería tener David Nalbandian, al que su tiempo de inactividad le pasó la factura y lo ha ubicado para los enfrentamientos de dobles de mañana.
El futuro de Nalbandian en esta Copa mucho dependerá de cómo se den los resultados, pero no se descarta que apareciese el domingo dependiendo de la importancia que tenga el partido ante Ferrer.
Lograr un punto en la primera jornada es la esperanza argentina. Nadal, sin embargo, nunca ha perdido en arcilla contra Mónaco. Han coincidido en tres ocasiones a lo largo de sus carreras.
“Intentaremos ganar, pero puede pasar cualquier cosa. Esto es lo que hace el deporte interesante”, indicó Rafa después del sorteo, intentando seguro bajar un poco el sentimiento triunfalista que embarga a los españoles ante el reto que se viene.
“Contra Nadal va a ser muy difícil. En esta superficie, en su casa”, fue la respuesta de Mónaco, quien por supuesto expresó el discurso de que la amistad queda de lado cuando el patriotismo se impone.
Juan Martín del Potro ante Ferrer representa la principal apuesta argentina. No obstante, David es la quinta raqueta del circuito. Afronta la conquista de su tercera ensaladera alentado por un gran final de una temporada que le ha reportado los éxitos en Acapulco y Auckland, otras cuatro finales, entre ellas las de los Masters 1000 de Shanghái y Montecarlo, y las semifinales de la Copa de Maestros y el Abierto de Australia.
La sorpresa de ayer fue el inesperado control antidopaje al que fueron sometidos los jugadores argentinos, cuando se encontraban descansando en sus respectivas habitaciones del hotel de concentración en Sevilla, lo que molestó un poco a los suramericanos.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios