Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



EDITORIAL


La angustiante carrera tras el inglés

| Viernes 12 junio, 2015



¿Qué más, aparte del idioma inglés, no están aprendiendo nuestros estudiantes hoy, que los dejará pronto fuera del mapa laboral en este país y en el resto del mundo?

La angustiante carrera tras el inglés

Mientras aumenta el desempleo, en el país 7 mil vacantes de empleo disponibles no pueden ser llenadas por falta de personas que dominen el idioma inglés como algunas empresas lo requieren.
Diversas ofertas hoy muestran un panorama variado para que la gente interesada en aprender inglés elija los días y horas que más les convienen e incluso se ofrecen becas.
Pero la realidad nos muestra que hay muchas personas con cursos concluidos en ese idioma que no logran pasar pruebas de inglés avanzado y pierden por ello opciones de trabajo.
¿Qué es lo que pasa? ¿Dónde están las fallas? ¿Qué se hace para eliminarlas? ¿Cómo puede la población en general (salvo grupos de excepción) aprender a hablar bien uno o dos idiomas además del propio?
Sería importante que, a casi 12 años de firmado el Cafta, que se sabía generaría este tipo de necesidad, las cosas se tomaran con un poco más de seriedad que entonces.
¿Tenemos un mapa claro de cuántos costarricenses hablan bien inglés al finalizar la segunda enseñanza? ¿Cuál fue el fallo si hay tantos que lo hablan un poco pero no como lo piden ciertas empresas?
¿Por qué se dejó la tarea sin hacer desde 2003, condenando a la población de Costa Rica a no conseguir empleo por deficiencias en el uso de un idioma?
Responder a estas y otras interrogantes es muy importante para no seguir cometiendo errores semejantes, en cualquier área de la educación, que luego perjudican tanto a la población.
A los padres de estudiantes de hace más de diez años nadie les dijo que debían preocuparse, sí o sí, porque sus hijos hablaran inglés al menos al 90%.
Mucho menos, por supuesto, hubo adecuados planes de estudios en kínder, escuela y colegio para que esto se lograra.
Aunque hoy la tendencia es decir que lo pasado pasó y que solo hay que mirar hacia delante, la verdad es que analizar los errores del pasado podría ser la única forma de no volverlos a cometer, si se quiere dirigir y administrar con acierto al país.
¿Qué más, aparte del idioma inglés, no están aprendiendo nuestros estudiantes hoy, que los dejará pronto fuera del mapa laboral en este país y en el resto del mundo?
Encontrar sistemas de aprendizaje eficientes y cambiar programas de estudio de acuerdo con las necesidades de este siglo, es imprescindible.