Logo La República

Lunes, 25 de mayo de 2020



BLOG


La vida en tiempos de Coronavirus

Laura Centeno [email protected] | Lunes 30 marzo, 2020


Parece mentira que esta enfermedad que al inicio parecía como un simple resfriado, en cuestión de días terminara por cambiar la historia del mundo.

Los casos en nuestro país han ido aumentando, así como la conciencia de la responsabilidad de la gran mayoría para acatar las recomendaciones de las autoridades públicas.

Después de mucho tiempo donde nadie lograba ponerse de acuerdo, esta crisis ha sacado lo mejor de casi todos, el voluntariado, el trabajo de los profesionales en la salud y la articulación público privada para apoyar desde diferentes aristas a toda la ciudadanía con políticas, decretos y leyes para ayudar al sector trabajador, al pequeño y gran empresario, a quienes tenemos créditos bancarios, chicos en las escuelas que siguen aprendiendo sin perder tiempo y negocios que prácticamente de la noche a la mañana han tenido que transformarse para continuar operando y otros que lamentablemente pronto desaparecerán.

No tengo idea de lo que pasará en los próximos días, semanas y meses. Será un desafío mantener nuestros trabajos, hacer frente a las deudas, compromisos económicos adquiridos e incluso vivir en la incertidumbre de no saber cómo salir adelante. Lo único que tengo claro es que aquí seguimos, la vida continúa para la mayoría, tristemente no para todos y que a pesar de estos momentos difíciles tenemos que levantarnos, ¿cómo? Empezando por cambiar nuestro presente a una nueva realidad, la cual implica no ser egoístas y pensar en las decisiones que aunque nos impacten negativamente, al menos sean justas y solidarias por el bien común.

El avance tecnológico cambiará totalmente nuestra forma de trabajar: muchos pasaremos conectados con nuestros compañeros y clientes de forma virtual y aunque exista distancia física, tenemos que motivarnos entre todos y lograr la sinergia para que las empresas sigan operando, sigan facturando y tengamos un salario para dar de comer a nuestras familias.

El hogar vuelve a ser nuestro santuario: lo seguiremos manteniendo limpio, más ordenado. Ya deja de ser el lugar en donde llegamos solo a dormir. Es nuestra zona segura, el lugar de nuestros seres más queridos y lo cuidaremos, protegeremos y solo dejaremos ingresar a quienes valga la pena dejar entrar.

Seremos más solidarios: que cada puesto de trabajo que eventualmente se vaya a perder, sea un interés colectivo para ayudarle a buscar otras fuentes de ingreso. Cada persona que necesite ayuda ya no volverá a ser su problema, también será el nuestro, porque estamos interconectados y todos dependemos de los demás y los demás de nosotros. “Hoy por ti y mañana por mí”

Seguiremos mejores prácticas: tendremos mejor calidad de vida, no perderemos tiempo en trayectos innecesarios, seremos más responsables con nuestras obligaciones laborales más que nunca porque no podemos darnos el lujo de quedar sin trabajo, nos veremos obligados a aprender mucho más, pero también podremos equilibrar mente, cuerpo y espíritu consumiendo comida hecha en casa, haciendo más ejercicio, dedicando tiempo a la familia y a nuestra espiritualidad, lo cual nos dará mayor bienestar integral.

Seremos mejores seres humanos y más conscientes con el medio ambiente: en pocos días de confinamiento colectivo, el planeta se ha descontaminado un poco. A lo mejor con el tiempo volvamos a transitar seguros afuera, pero no creo que sea igual que antes porque ahora vemos que de nada sirve estar sanos si el planeta está enfermo y viceversa.

Definitivamente esta situación de crisis nos ha hecho ser más analíticos, pero a la vez más sensibles, más conscientes, más humanos. Ojalá que de todo lo malo que nos pueda suceder en un futuro, tengamos el apoyo de gente solidaria y que cada uno pueda ser el apoyo de los demás por la supervivencia de la humanidad. Esta situación no es un asunto de nuestro país, es del mundo entero. El trabajo colectivo de la gente, empresas, gobiernos y países será lo que nos va a sacar adelante, no el individualismo, el egoísmo ni la indiferencia. Estamos en el mismo barco y todos queremos superar las adversidades y lo vamos a lograr si todos ponemos de nuestra parte.


Laura Centeno, Directora de Desarrollo Profesional

LEAD University







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.