Enviar
La vida de un millonario

Carlos Slim, que con una fortuna de unos $35 mil millones es el tercer hombre más rico del mundo, permanece fiel a quien fue el amor de su vida durante 33 años, su esposa Soumaya Domit, fallecida hace una década y con quien formó una familia “que no piensa cambiar”.
Slim relató por primera vez detalles de su vida personal en una charla con la revista del corazón Quién, que comenzó a circular esta semana.
“No me volvería a casar, la familia que tengo es a todo dar (excelente), ¿para qué la voy a descomponer haciendo otra?”, afirmó.
Slim negó tener una relación amorosa con la reina madre de Jordania, Noor al-Hussein, con quien la prensa lo ligó sentimentalmente, y aseguró que con ella “sólo existe una gran amistad”.
El magnate se casó con Soumaya Domit en 1966 y tuvieron seis hijos (Carlos, Marco Antonio, Patricio, Soumaya, Vanessa y Johanna), cinco de los cuales le han dado 18 nietos.
La pareja vivió durante varios años en un departamento de un edificio de su propiedad en la capital mexicana, para luego mudarse al exclusivo barrio de las Lomas de Chapultepec, donde vive actualmente junto con su primogénito, Carlos Slim Domit, quien a sus 42 años permanece soltero.
Soumaya falleció a los 50 años, víctima de un padecimiento renal, problema que ha aquejado a varios miembros de la familia Domit, y en honor de ella, Slim creó el museo Soumaya.
Carlos Slim, quien nació en 1940 de una familia de inmigrantes libaneses, tuvo inclinación por los negocios desde pequeño, cuando convirtió el ahorro y la inversión en un estilo de vida.
Slim recordó sus años mozos y evocó que otra de sus aficiones era manejar autos a gran velocidad, lo que provocó que en una ocasión se volcara. “Por poco nos matamos”, rememoró.
Slim relató que se duerme después de la dos de la mañana y despierta a las ocho, desayuna y trabaja unas dos horas y más tarde va a su oficina, de la que regresa ya tarde.

México
EFE

Ver comentarios