Logo La República

Viernes, 16 de abril de 2021



FORO DE LECTORES


La tan esperada transformación del sector legal

Bernardo Van der Laat [email protected] | Jueves 08 abril, 2021

Bernardo Van der Laat

El próximo año cumplo veinte años de caminar por el fascinante mundo del derecho. De una u otra forma, he estado involucrado con esta profesión, primero como asistente / estudiante y desde el año 2007 como abogado. Desde que inicié mi preparación profesional hasta el día de hoy, he sido testigo de la poca agilidad que ha mostrado el sector para adaptarse a las nuevas tendencias de una economía globalizada y cada vez más digitalizada. No obstante, debo de reconocer que en los últimos años se ha dado un mayor dinamismo, pues se han venido dando una serie de cambios progresivos, que están llevando al derecho a lo que llamo “la tan esperada transformación del sector legal”.

¿Cuáles son esos cambios?

Mayor apertura al uso de la tecnología. Hay que ser sinceros, históricamente los abogados no hemos sido los más hábiles a la hora usar y aplicar tecnología en el día a día de la profesión. Sin embargo, poco a poco vamos viendo como los bufetes y los departamentos legales internos, utilizan herramientas para hacer sus procesos más eficientes y con la menor intervención humana posible, lo cual no solo permite obtener una mayor rentabilidad, sino además disminuir el riesgo de error. Mientras que algunas de estas herramientas son provistas por compañías especializadas bajo un esquema SaaS (“Software as a Service”), otras son desarrolladas de manera interna por algunas firmas, quienes han tenido la visón de incorporar en sus estructuras departamentos especializados de IT e innovación. La gama de programas que ofrece el mercado es amplia, desde algunos que administran todo el ciclo de redacción y administración de un contrato, hasta aquellos que utilizan inteligencia artificial para acelerar la revisión masiva de documentos en procesos de debida diligencia, o redacción de cláusulas recurrentes.

Toma de decisiones con base en datos. En una profesión, en la que un gran valor agregado que se le da al cliente, es el identificar y hacer una valoración de sus riesgos de forma precisa, con el fin de que este pueda tomar una decisión informada, es esperable que el uso de datos de manera sistemática y estandarizada, se vuelva no solo una necesidad por un tema estratégico y de rentabilidad del negocio, sino un además un requisito desde un punto de vista ético de la profesión.

La toma de decisiones con base en datos es algo fundamental en el sector legal; y, aclaro, es algo que de cierta forma se hace, pero no de manera eficiente. Por ejemplo, para definir la estrategia en un juicio, los abogados hacen un análisis de la línea jurisprudencial que han sostenido los juzgados en relación a un tema específico, con el problema de que este análisis usualmente se hace de forma manual por medio del uso de recurso humano y no tanto por medio de tecnología. Las firmas destinan muchas horas de sus asociados y asistentes a investigación, pero ahora es posible encontrar programas que procesan la información y permiten hacer estos estudios de forma automatizada. También, los bufetes y firmas legales no tradicionales, están utilizando programas especializados con el fin de potenciar el uso de datos y así mejorar sus procesos. Para ello recurren a diferentes herramientas para entender mejor las necesidades de los clientes. Lo anterior, permite a las firmas asignar mejor sus recursos.

Ofrecer esquemas alternativos de facturación. En otros artículos he hablado de como en el sector legal se está dando una interesante conversación alrededor de los esquemas tradicionales que los bufetes utilizan para cobrar por sus servicios, los cuales históricamente se han basado en la facturación por hora. Esta forma de cobro es cada vez menos apetecida por los clientes, pues el hecho de que sea una métrica variable que depende del volumen de trabajo de cada caso, les dificulta el poder presupuestar sus gastos legales por adelantado. Esto ha llevado a que se dé una segmentación del mercado legal, con el fin de poder de hacer una asignación de costos más eficiente, dependiendo principalmente de la complejidad del servicio que requiere el cliente. Esta segmentación ha dado como resultado que los servicios legales se clasifiquen dependiendo de su complejidad (altamente calificado vs trabajo de rutina), o por la relación de confianza que existe entre el abogado y su cliente.

Surgimiento de firmas legales no tradicionales. La segmentación del mercado legal, según lo expliqué en el párrafo anterior, ha dado como resultado que surjan nuevos jugadores como los Proveedores de Servicios Legales Alternativos o ALSPs (por sus siglas en ingles), los cuales usualmente trabajan bajo esquemas no piramidales como los bufetes tradicionales y que han logrado posicionarse fuertemente en el sector, al ofrecer un opción a costo fijo, más digitalizada y automatizada, para ciertos servicios de rutina.

Surgimiento de competidores no tradicionales. Este proceso de transformación no solo ésta llevando a que, de forma orgánica surjan nuevos proveedores de servicios dentro del mismo sector legal, como los señalados ALSPs, pero también que empresas que nunca han tenido ningún tipo de participación en el negocio del derecho, hayan decido entrar en el juego. Tal es el caso de “Law on call”, la primera firma legal de Estados Unidos en la que sus socios no son abogados y a la que algunos llaman el “Spotify legal”, pues ofrece acceso a ciertos servicios legales en Utah, bajo un programa prepago de nueve dólares al mes. Esto fue posible a raíz de una reforma aprobada por la Corte Suprema del estado en el año 2020, pues históricamente solo firmas con socios abogados podían dar asesoría legal. También vemos casos como el de Amazon, la cual ha venido desarrollando plataformas para prestar ciertos servicios legales.

Para nadie es un secreto que el mundo está cambiando radicalmente. Este proceso se viene dando desde hace varios años y se aceleró con la pandemia. El cambio se viene a todo nivel, siendo el sector legal una de las industrias de servicios más importantes del mundo, necesariamente tiene que reinventarse. Todos los abogados estamos obligados a enchufarnos a este cambio si no queremos quedarnos atrás.






© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.