Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



ACCIÓN


La Selección Nacional fumiga la carrera de los técnicos

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 16 julio, 2018

Alexandre Guimaraes, Rodrigo Kenton, Rónald González, Hernán Medford, Henry Duarte y Johnny Chaves.
Técnicos todavía hoy activos y que en su momento dirigieron a la Tricolor, parecieran estar “quemados” y puede que injustamente se les niega la oportunidad de volver a dirigir a la “Sele”. Archivo/La República


El calificativo de técnico “quemado” no es del agrado de los entrenadores de fútbol. Es una etiqueta que se populariza, en ocasiones sin razón y en otras con justificación.

Ahora que “cayó” Óscar Ramírez y la Federación Costarricense de Fútbol nombró una comisión técnica integrada entre otros por Erick Lonnis, Róger Flores, Armando Rodríguez, Giovanni Alfaro y José Jaikel, no es malo preguntarse por qué varios técnicos todavía hoy activos y que en su momento dirigieron a la Tricolor, parecieran estar “quemados” y puede que injustamente se les niega la oportunidad de volver a dirigir a la “Sele”.

Empecemos por Alexandre Guimaraes, hoy técnico del Mumbai City en la Super Liga de la India.

No son mayoría los técnicos en el mundo, que pueden sumar en su trayectoria, el haber dirigido a la Selección de su país en dos mundiales consecutivos.

“Guima” lo hizo en Japón y Corea del Sur 2002 y en Alemania 2006, clasificando a Costa Rica en la primera eliminatoria en el primer lugar de Concacaf, con un récord de 23 puntos, más el sonoro triunfo bautizado como “El Aztecazo”, cuando la Tricolor hincó a México en su patio, primera derrota de los anfitriones en eliminatorias en el Azteca.

Bajo el mando técnico de Guimaraes, Costa Rica fue cuarta en Copa América en Colombia (2001) y finalista por primera vez en Copa Oro (2002), cayendo ante Estados Unidos 2-0.

Finalizado el Mundial asiático, Alexandre es cesado, pero reasume como técnico de la Tricolor en 2005 en lugar de Jorge Luis Pinto y dirige al seleccionado en Alemania, con el buen recuerdo del juego inaugural que Costa Rica perdió con los anfitriones 4-2, con un par de anotaciones de Paulo César Wanchope.

Terminado el Mundial en Alemania con la “Sele” hundida en los últimos lugares, Guimaraes fue cesado y se le cerraron las puertas, hasta hoy, de contar con la oportunidad de regresar como timonel de la Selección.

Panamá nombró a don Alexandre como técnico para las eliminatorias hacia Sudáfrica 2010, pero fue eliminada por El Salvador, lo que provocó la caída del compatriota.

Un paso poco exitoso como técnico del Saprissa en 2011, puso punto final al trabajo de Guimaraes en suelo costarricense.

Otro caso bien curioso es el de Rodrigo Kenton, archivado y prácticamente borrado del mapa en el fútbol costarricense, mientras que se pasea por todo el universo impartiendo charlas como visor e instructor de FIFA.

Las credenciales de don Rodrigo son impresionantes. Fue asistente de Bora Milutinovic en Italia 90 y Nigeria 98 y de Guimaraes en Corea 2002.

Ese mismo año dirigió a la Selección Olímpica y la clasificó en el cuarto lugar en Atenas, trasladándose luego don Rodrigo al fútbol guatemalteco a trabajar exitosamente con la Olímpica de ese país.

En 2010 es nombrado técnico de Costa Rica para las eliminatorias al mundial sudafricano en lugar de Hernán Medford.

Con Luis Diego Arnáez de asistente, Costa Rica dibuja una primera vuelta excepcional y borra a todos los rivales de la cancha. Kenton es un héroe criollo y pone de moda su frase favorita: “calladito más bonito”. Sin embargo, la “Sele” se va de pique en la segunda vuelta, suma tres derrotas consecutivas, hundimiento que le cuesta el puesto a don Rodrigo. René Simoes no puede salvar el barco y el naufragio provoca la eliminación de la Tricolor al Mundial sudafricano.

Rodrigo Kenton se “quema” y ni siquiera en los últimos ocho años, a pesar de su posición en FIFA, es candidato no solo a dirigir a la Selección Nacional, sino a clubes nacionales que lo mantienen congelado.

¿Y qué opinar de Rónald González, proyectado como técnico del futuro en la Tricolor, después del histórico cuarto lugar en el Mundial Juvenil en Egipto 2009 y ganar con la mayor la Concacaf en 2010?

¿Le habrá dado al “Carasucia” el fútbol costarricense la oportunidad que merece, o un paso efímero por la Olímpica y la Mayor con resultados negativos, sumado al descenso del Uruguay de Coronado, lo condenaron tan temprano al archivo?

Y acaso no ha sido el fútbol costarricense injusto con la trayectoria de Henry Duarte, quien hoy se luce en Nicaragua con mano de obra inferior a la nuestra.

¿Hace cuántos años que los ticos le rompimos la trayectoria a don Henry, y menospreciamos sus estudios superiores en universidades alemanas?

¿No merece Hernán Medford otra oportunidad como técnico de la Selección Nacional?

¿Y cuando le entregaremos la “Sele” a un par de técnicos que se lucen formando jugadores, renovando nóminas y apostando al buen fútbol de sus clubes, como Johnny Chaves y Horacio Esquivel?

¡Cómo “quemó” la Selección Nacional a Gustavo de Simone!

¿Lo recuerdan?