Logo La República

Lunes, 19 de agosto de 2019



EDITORIAL


La ruta verde del desarrollo

| Sábado 06 junio, 2009




Es necesario actuar para colocar a Costa Rica entre los países que transitan la ruta verde del desarrollo, mediante un modelo de economía sostenible y una población educada para ello

La ruta verde del desarrollo

Ya hay empresas en Costa Rica que han iniciado su tránsito hacia lo que será la única vía posible para continuar el desarrollo: la economía con un bajo costo en emisiones de carbono y sin causar daños al planeta.
Una nota de LA REPUBLICA de ayer, Día Mundial del Ambiente, señalaba algunas empresas que han dado ya ciertos pasos en ese sentido y muchas otras trabajan ya convencidas de cuál es el futuro y habiendo incluso comprobado como es posible que los nuevos sistemas de producción amigables con el ambiente sean rentables.
Costa Rica es una marca país reconocida en el mundo como importante foco de conservación de la naturaleza y de conciencia ecológica y pareciera claro que uno de los principales rasgos de la cultura costarricense es el amor por la naturaleza. Unir estas dos ventajas en momentos en que el mundo entero sabe que debe seguir adelante por la ruta de la sostenibilidad y la protección al ambiente, sería aprovechar la coyuntura para colocar a nuestro país a la cabeza de esta forma de vida y de economía.
La futura Costa Rica Verde tiene ejemplos importantes de cómo es posible transitar por ese camino. Si no, veamos a Estocolmo (Suecia), elegida Capital Verde de la Unión Europea para 2010.
Parece que el 80% de los traslados de personas en hora pico se hace ya en metro, tranvía o buses movidos por electricidad o por combustibles que no provienen del petróleo. La penetración del servicio público es tal en esa ciudad que la gente no siente la necesidad de tener un automóvil. Desde luego, pueden usar ese servicio y las calles con seguridad, sin exponerse a la delincuencia.
La cumbre sobre el calentamiento global y el cambio climático que se llevará a cabo en Copenhague, deberá de alguna manera sustituir o continuar lo iniciado en el Protocolo de Kioto que finaliza en 2012. Los países más ricos parece que han prometido un mayor compromiso y proveer fondos para la adaptación al cambio climático. Costa Rica debe prepararse para una transferencia de tecnología y para contar con un verdadero proyecto – país en este sentido.