Arturo Jofré

Arturo Jofré

Enviar
Viernes 24 Abril, 2009


La propuesta de Epsy Campbell



Esperaba una propuesta más contundente, más novedosa. A fin de cuentas uno espera de un candidato una clara diferenciación, una forma especial de tocar las fibras ya gastadas y cansadas del alma ciudadana. Se necesita volver a entusiasmar a la gente. El artículo que publicó la precandidata ayer, similar al que hace dos meses publicó LA REPUBLICA, son los referentes. No pretendo hacer un análisis objetivo, no aspiro a tanto, solo trataré de ser honesto, de la misma forma como espero hacerlo con otras propuestas.
Se presenta una lista de aspiraciones para resolver problemas nacionales en el mediano y largo plazo (?): aumento del presupuesto de educación al 8% del PIB; vivienda para sectores populares y de clase media; infraestructura vial, para el deporte y la cultura, etc. Todo bien, pero son propuestas reiterativas de candidatos en distintas campañas.
Entiendo que no hay que ser creativo para detectar problemas, ya que son una realidad que solo los fanáticos no ven. El hecho central es que tenemos que cuantificar el impacto de las soluciones en un tiempo definido: cuatro años. Una propuesta son lineamientos y cosas concretas a las que se aspira. Lo primero está bien claro, lo segundo no.


La otra faceta es financiera. Se plantea reducir en forma transitoria el impuesto de ventas del 13% al 10%, esto implica menos recursos públicos para hacer cosas. Se plantea que el Banco Central debe volver a la política de minidevaluaciones, este tema está en la mesa de discusión y ya el Banco está monitoreando la banda para evitar saltos muy bruscos. Se plantea reducir las tasas de interés en los bancos del Estado, recortando el margen de intermediación y las ganancias con el tipo de cambio. Si bien estos factores encarecen el valor del crédito, hay factores variables mucho más sensitivos y determinantes. En síntesis, creo que es insuficiente el cacao.
Dos temas están ausentes. Uno se refiere a los mecanismos de asignación y distribución de los recursos. Por ejemplo, el excesivo tiempo en resolver un préstamo a una pequeña empresa afecta igual o más que las tasas de interés. Esto es válido en educación, salud, ayuda a familias pobres, en fin. Corremos el riesgo de que con más dinero sigamos haciendo lo mismo (el peor de los mundos). El segundo tema ausente es la seguridad, que hoy es el principal problema ciudadano.
Lo mejor de la propuesta está en los intangibles. La búsqueda de construir acuerdos nacionales ante grandes desafíos es una aspiración que aflora con fuerza, como ocurre con el deseo de forjar una Costa Rica más equitativa. Lo mismo se observa cuando busca fortalecer programas exitosos, como las becas a estudiantes de secundaria o la ampliación de los EBAIS, que es una forma inteligente de hacer política, sin mezquindades. Su accionar político ha contribuido a alzar la bandera del PAC, lo que le da credibilidad y al mismo tiempo genera interrogantes. Esto último implica ser más exigente con la propuesta.