Enviar

¿Se puede vivir de los videojuegos en Costa Rica?

Los recuerdos de la edad de oro en los arcades, los multiplayers tradicionales entre familiares y vecinos, los manuales en japonés y las largas filas frente a la librería del pueblo para esperar la edición de nuestra revista favorita -que llegaba siempre con tres meses de retraso-, no son hoy más que imágenes difusas de una industria que pasó de producir títulos de entretenimiento, a brindarnos verdaderas obras de arte que registran ingresos por más 99 billones de dólares al año y suman más 2.21 billones de jugadores en todo el mundo, según el último reporte de ICOMM, la firma europea especializada en el análisis de la industria de videojuegos, durante su Global Games Market Report para el periodo 2015-2016.

La desmitificación del "vicio", que nuestros padres tanto criticaron ha sido precedida por una serie de logros que han marcado de forma positiva, la imagen de la industria de los videojuegos en nuestro país. Lo que antes era llamado "una pérdida de tiempo" hoy se ha convertido en un estilo de vida para toda una generación que creció al lado de un teclado o un control, permitiendo a muchos no solo disfrutar de su gran pasión, sino que también ha dejado bases sólidas que demuestran que es posible perseguir un sueño y aprender a vivir de ello.

201611021421180.foto3.jpg

Los datos de José Pablo Monge, director de IGDA Costa Rica sirven perfectamente de reflejo del entorno que vivimos en la industria al poseer más de 20 empresas que se dedican formalmente al desarrollo de videojuegos. Según la Cámara de Tecnologías de Información y Comunicación de Costa Rica (CAMTIC), el 55% de las empresas que dice producir videojuegos distribuye en el extranjero y han dejado detrás de ellas un camino lleno de elogios por parte de la prensa internacional.

Grandes obras con sello costarricense como los Fenix Furia (Green Lava Studios), ganador del Game of the Year en los prestigiosos Gamer Maker Awards 2015, se unen a un interesante y variado catálogo de títulos desarrollados por empresas nacionales de amplia trayectoria en el mercado internacional como lo son Fair Play Labs (Color Guardians); CaNuArts (Lithium: Inmate 39);  la incipiente Juego Ditsö (El camino de Useköl) o la innovadora HeadlessChicken (Play-Pause-Stop) que han pasado de desarrollar en dispositivos móviles a producir títulos de alto calibre para las principales consolas de gigantes de la industria como Microsoft y PlayStation –coqueteando incluso con la realidad virtual–, funcionan a la perfección como una pequeña muestra de la enormes posibilidades que tiene nuestro país en el tema del desarrollo de videojuegos, a nivel internacional.

Un sector que según el CAMTIC representa el 25.9% de las industria tecnológica de nuestro país y que según el último reporte de INCOMM, sigue creciendo exponencialmente a nivel latinoamericano un 18.3% al año, impulsando la creación de carreras más enfocadas en el desarrollo de software y la animación digital, eliminando la opción de tener que ir al extranjero para dar sus primeros pasos en el ambiente e iniciar su camino en la industria en nuestro país.

Las participaciones de compatriotas en competencias internacionales de eSports  –una industria que reporta más de $1.4 billones en ingresos anuales en América Latina y premios que superan los $30 millones en nuestra región–, demuestran que existe talento nacional para deslumbrar fuera de nuestras fronteras.

201611021421180.fotocinco.jpg


La llegada a nuestro país de los míticos clasificatorios del Capcom Pro Tour -con asistencia del legendario japonés Itabashi Zangief  incluida-, son apenas una pequeña muestra del crecimiento que ha tenido nuestro país en reputación ante la mirada de las principales compañías internacionales de la industria, que han permitido la organización oficial de torneos clasificatorios a través de comunidades sin fines de lucro como True Challengers (Johan Smith); Liga Tica de Leyendas (Felipe Montoya);  Pokémon League Costa Rica (Raúl Arias) y Table Top (Daniel Solís), evidencian que la profesionalización del gaming ya no es un sueño lejano. Ya sea como organizadores o jugadores, hemos pasado de ser meros espectadores de la escena internacional, a convertirnos en protagonistas que se rozan con lo más alto de la élite de los deportes electrónicos.

Logros internacionales como el octavo lugar de Javier Álvarez en la última edición de la WCG y su clasificación invicto al FIFA Interactive World Cup (FIWC) organizado este año por la FIFA, las destacadas participaciones de  Karol Salas, Ruddy Brenes y Enrique Nuñez, en el mítico EVO 2015 en Las Vegas, Nevada; el primer lugar de Raúl Arias a nivel latinoamericano y el onceavo a nivel mundial en la clasificación internacional de Pokémon Trainer Valley durante el primer semestre del 2016,se unen a la representación nacional de Esteban Molina, María Fernanda Ávila y Jorge Peraza en el Mundial de Pokémon en San Francisco, California ya la reciente participación de la selección de League of Legends en Indonesia de la mano de Luis Escobar, Esteban Matamoros, Alonso Reyes, Steven Cordero y Josué Rodríguez, así como también la destacada representación de  Carlos Pérez en el mundial de Hearth Stone en Polonia, han servido de inspiración y abierto brecha para el desarrollo de numerosas competencias en el territorio nacional que suman más de 30 mil jugadores inscritos en 90 comunidades competitivas en el país, lo que han despertado la inversión de compañías públicas y privadas para el patrocinio de jugadores o el establecimiento de llamativos premios que superan los 20 millones de colones al año.

Junto a ellos, ha surgido el despertar de una nueva generación de productores audiovisuales, representada en el talento de jóvenes promesas como Eduardo Morales (Arkayruz), Alberto Salas (En 10 Puntos) Jim Prophet (Dr. Prophet) o Michael Quesada (Michael Quesada) que no solo se adaptan a los tiempos que corren, sino que se han lanzado exitosamente a la conquista de nuevas plataformas como YouTube, derrochando no solo talento y calidad en cada uno de sus contenidos audiovisuales, sino también cosechando millones de seguidores que se aboca fielmente a respaldar su trabajo.

Todo esto, como parte de una rica oferta de contenido autóctono dirigido a una población entre los 20 y los 35 años, profesional y con alto poder adquisitivo que han colmado las redes sociales para gestar la consumación de diferentes revistas, blogs y medios especializados en cultura geek y videojuegos, que ya no dependen de la retransmisión de noticias, sino que se abocan a la creación de contenido propio y en concretar importantes exclusivas a nivel internacional.

201611021421180.fotocuatro.jpg

Proyectos incipientes que han surgido en el último año, son parte de una nueva generación que se une a medios especializados de mayor trayectoria, que no solo han llegado a rozarse a nivel internacional con lo mejor del octavo arte en las principales conferencias de la industria, sino que también –en el caso de Revista Level Up con más de 70 escritores en 21 países de habla hispana–, de expandir su alcance por toda la región, a través de la cobertura de los principales conferencias internacionales alrededor de todo el orbe que permiten el dar a conocer el talento costarricense de desarrolladores, videojugadores, cosplayers, animadores digitales, productores de cine y televisión a millones de lectores en toda la región que comparten su pasión por la cultura geek y los videojuegos.

Así, de recibir noticias añejas, como comunidad geek, hemos pasado a estar en el lugar de los hechos, concretando entrevistas exclusivas con los desarrolladores de títulos de alto calibre en conferencias de alta trayectoria internacional o creando de forma nativa contenido de alta calidad. Ya sea en el tradicional Madrid Games Week en España, el imponente Tokio Game Show en Japón, o el mar de emociones que depara un E3 en directo desde el mítico Los Angeles Convention Center, la presencia costarricense se ha expandido a través de toda la región, consolidándose como uno de los mayores ejemplos de cuánto hemos avanzado como comunidad geeken los últimos años, y como un grato preámbulo al gran panorama que durante las próximas semanas estaremos abarcando en esta sección de Level Up: Cultura y Videojuegos, un espacio creado especialmente para llevarle a los millones de lectores de La República, todos los detalles que ocurren alrededor de la cultura geek en nuestro paísy el prometedor futuro que se vislumbra en el horizonte para aquellos que disfrutan de esta gran pasión.

 

 

 

Ver comentarios