Logo La República

Martes, 23 de abril de 2024



BBC NEWS MUNDO


BBC Logo

La peligrosa ruta por el Himalaya en la que se estrellaron 600 aviones militares de EE.UU. durante la Segunda Guerra Mundial

Soutik Biswas - Corresponsal en la India, BBC News | Domingo 17 diciembre, 2023


Un DC3 volando sobre El Himalaya
Getty Images
Los pilotos llamaron "La Joroba" a la peligrosa ruta entre las traicioneras alturas del Himalaya oriental.

Un museo recién inaugurado en la India alberga los restos de aviones estadounidenses que se estrellaron en el Himalaya durante la Segunda Guerra Mundial.

Desde 2009, equipos indios y estadounidenses han recorrido las montañas del estado de Arunachal Pradesh, en el noreste del país asiático, en busca de restos de cientos de aviones que se estrellaron aquí hace más de 80 años.

Se calcula que unos 600 aviones de transporte estadounidenses se estrellaron en la remota región, matando al menos a 1.500 personas durante una notable y a menudo olvidada operación militar de 42 meses de duración que tuvo lugar en la India durante la Segunda Guerra Mundial.

Entre las víctimas se encontraban pilotos, operadores de radio y soldados estadounidenses y chinos.

El operativo sostuvo una ruta vital de transporte aéreo desde los estados indios de Assam y Bengala para apoyar a las fuerzas chinas en Kunming y Chungking (ahora llamado Chongqing).

La guerra entre las potencias del Eje (Alemania, Italia, Japón) y los Aliados (Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, la Unión Soviética, China) había llegado a la parte nororiental de la India gobernada por los británicos.

El corredor aéreo se convirtió en un salvavidas tras el avance japonés hacia las fronteras de la India, que cerró efectivamente la ruta terrestre hacia China a través del norte de Myanmar (entonces conocida como Birmania).

La operación militar estadounidense, iniciada en abril de 1942, transportó con éxito 650.000 toneladas de suministros de guerra a lo largo de la ruta, un logro que reforzó significativamente la victoria aliada.

Los pilotos apodaron a la peligrosa ruta de vuelo como "La Joroba", un guiño a las traicioneras alturas del Himalaya oriental, principalmente en el actual Arunachal Pradesh, por las que tuvieron que navegar.

Aviones en una base en India.
Getty Images
A partir de 1942 y durante 42 meses, miles de aviones surcaron el Himalaya cargados de provisiones para las tropas chinas. Cientos de esos aparatos jamás llegaron a su destino.

Una tarea peligrosa

Durante los últimos 14 años, equipos indoamericanos integrados por escaladores, estudiantes, médicos, arqueólogos forenses y expertos en rescate han atravesado densas selvas tropicales y escalado altitudes que alcanzan los 4.572 metros en Arunachal Pradesh, en la frontera con Myanmar y China.

Miembros de la Agencia de Contabilidad de Prisioneros de Guerra y Perdidos en Acción del Departamento de Defensa de EE.UU. (DPAA, por sus siglas en inglés), la agencia que se ocupa de los soldados desaparecidos en combate, también han participado en las operaciones.

Con la ayuda de las tribus locales, las expediciones de un mes de duración han llegado a los lugares de los accidentes, localizando al menos 20 aviones y los restos de varios aviadores desaparecidos en acción.

Es un trabajo desafiante: una caminata de seis días, precedida por un viaje por carretera de dos días, condujo al descubrimiento del lugar de uno de los siniestros. Una misión quedó varada en las montañas durante tres semanas después de ser azotada por una extraña tormenta de nieve.

"Desde las llanuras aluviales hasta las montañas, es un terreno desafiante. El clima puede ser un problema y normalmente sólo tenemos finales de otoño y principios de invierno para trabajar", afirmó William Belcher, un antropólogo forense involucrado en las expediciones.

Fotos de los objetos recuperados de los accidentes aéreos.
Cortesía Museo de "La Joroba"
Cientos de objetos de los accidentes aéreos han sido recuperados en los últimos años y actualmente se exhiben en un museo en India.

Para la posteridad

Abundan los descubrimientos: tanques de oxígeno, ametralladoras, secciones de fuselaje. Se han encontrado cráneos, huesos, zapatos y relojes entre los escombros y se han tomado muestras de ADN para identificar a los muertos.

El brazalete con las iniciales de un aviador desaparecido, una reliquia conmovedora, fue intercambiado por un aldeano que lo recuperó entre los escombros.

Algunos lugares del accidente han sido hurgados por los aldeanos locales a lo largo de los años y los restos de aluminio se han vendido como chatarra.

Estos y otros artefactos relacionados con estos aviones condenados ahora tienen un hogar en el recién inaugurado Museo de “La Joroba” en Pasighat, una pintoresca ciudad de Arunachal Pradesh ubicada en las estribaciones del Himalaya.

El embajador de Estados Unidos en la India, Eric Garcetti, inauguró la muestra el 29 de noviembre.

"Esto no es sólo un regalo para Arunachal Pradesh o las familias afectadas, sino un regalo para la India y el mundo", dijo el diplomático.

Oken Tayeng, director del museo, añadió: "Este es también un reconocimiento a todos los habitantes de Arunachal Pradesh que fueron y siguen siendo parte integral de esta misión de respetar la memoria de los demás".

Restos de algunos de los aviones estrellados en El Himalaya
Cortesía WILLIAM BELCHER
A lo largo de los últimos 14 años varias expediciones han encontrado los lugares donde decenas de aviones militares se estrellaron durante la Segunda Guerra Mundial.

Una ruta riesgosa

El museo destaca claramente los peligros de volar esta ruta. En sus vívidas memorias de la operación, el general de división William H. Tunner, piloto de la Fuerza Aérea de EE.UU., recordó haber pilotado su avión de carga C-46 sobre aldeas en pendientes pronunciadas, amplios valles, profundos desfiladeros, estrechos arroyos y ríos de color marrón oscuro.

Los vuelos, a menudo dirigidos por pilotos jóvenes y recién formados, eran turbulentos. El tiempo en “La Joroba”, según Tunner, cambiaba "de minuto a minuto, de kilometro a kilometro".

Un extremo de la ruta está situada en las selvas bajas y húmedas de la India y el otro en la meseta de casi medio kilómetro de altura en el oeste de China.

Los aviones de transporte muy cargados, atrapados en una corriente descendente, podían descender rápidamente 1.525 metros y luego ascender rápidamente a una velocidad similar.

Tunner escribió sobre un avión que volcó sobre su espalda después de encontrar una corriente descendente a 7.620 metros.

Un avión militar de EEUU sobre la India
Getty Images
Los vientos sobre la cordillera del Himalaya probó ser un obstáculo natural difícil de salvar para muchos aviadores.

Las tormentas primaverales, con vientos aullantes, aguanieve y granizo, plantearon el mayor desafío para controlar aviones con herramientas de navegación rudimentarias.

Theodore White, periodista de la revista Life que recorrió la ruta cinco veces para un artículo, escribió que el piloto de un avión que transportaba soldados chinos sin paracaídas realizó un aterrizaje forzoso después de que su avión se congelara.

El copiloto y el operador de radio saltaron y lograron aterrizar en un "gran árbol tropical y deambularon durante 15 días antes de que los amigables nativos los encontraran".

Las comunidades locales de aldeas remotas a menudo rescataban y cuidaban a los sobrevivientes heridos de los accidentes hasta que recuperaban la salud.

No es de extrañar que la radio se llenara de llamadas de auxilio. Los aviones se desviaban tanto de su rumbo que se estrellaban contra montañas que los pilotos ni siquiera sabían que estaban, recordó Tunner.

En una sola tormenta nueve aviones se estrellaron, matando a 27 tripulantes y pasajeros.

"En estas nubes, a lo largo de toda la ruta, se acumulaban turbulencias de una gravedad mayor que la que he visto en cualquier parte del mundo, antes o después", escribió el piloto.

Nativos del Himalaya en un vehículo militar de EEUU
Getty Images
Decenas de soldados aliados fueron rescatados por comunidades que habitan en la cordillera del Himalaya.

Aferrados a la fe

Los padres de los aviadores desaparecidos mantuvieron la esperanza de que sus hijos estuvieran vivos.

"¿Dónde está mi hijo? Me encantaría que el mundo lo supiera/¿Ha cumplido su misión y ha dejado la tierra abajo?/¿Está allá arriba en esa hermosa tierra, bebiendo en las fuentes, o sigue siendo un vagabundo en las selvas de la India y montañas?" se preguntó Pearl Dunaway, la madre del desaparecido aviador Joseph Dunaway en un poema fechado en 1945.

Los pilotos desaparecidos se convirtieron en leyendas.

“Estos hombres de 'La Joroba' luchan contra los japoneses, la jungla, las montañas y los monzones todos los días y todas las noches durante todo el año. El único mundo que conocen son los aviones. Nunca dejan de oírlos, volarlos, parchearlos, maldiciéndolos. Sin embargo, nunca se cansan de ver los aviones partir hacia China", relató White.

La operación fue de hecho una hazaña temeraria de logística aérea después de la guerra que llegó a las puertas de la India.

"Las colinas y la gente de Arunachal Pradesh se vieron arrastrados al drama, el heroísmo y las tragedias de la Segunda Guerra Mundial por la operación Joroba”, explicó Tayeng, quien admitió que esta es una historia que pocos conocen.

Una base aérea aliada en la India.
Getty Images
Los aliados pusieron en marcha desde la India un peligroso un puente aéreo, para suministrar pertrechos a las tropas que combatían contra los japoneses en la vecina China.
raya gris
BBC

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo.

Y recuerda que puedes recibir notificaciones. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

BBC Logo Footer




© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.