Logo La República

Viernes, 20 de septiembre de 2019



NOTA DE TANO


La matemática es la mejor amiga del León

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 01 abril, 2019

Róger Rojas empujó el triunfo de la Liga desde el Hotel Irazú

Los alumnos del Colegio Los Ángeles, década 1950-60, jamás olvidamos las lecciones magistrales de don Rafael Llubere, quien nos insistía que no se dice “matemáticas”, se dice “matemática”, como ciencia que es.

Pues bien, la matemática se asoció con Liga Deportiva Alajuelense en la jornada de mitad de semana anterior, en vista de que ninguno de los siete equipos que tenía sobre su cabeza al momento de la fecha 18 triunfó, evento sumamente curioso y, desde luego, muy favorable a las todavía esperanzas del León de filtrarse en la cuadrangular.

Cayeron Pérez Zeledón, Grecia y Cartaginés y empataron Saprissa, San Carlos, Herediano y Universidad, mesa gallega para los manudos, que esta noche reciben entonces a Grecia, en otro partido clave.

Mientras los griegos se vinieron a pique y pareciera que están lamentablemente proyectados a desalojar posiciones clasificatorias en el cierre de la campaña, la Liga a brincos y a saltos aún no se derrumba en el precipicio de la eliminación y, todo lo contrario, su triunfo vital en el Valle lo puso otra vez a olfatear la ansiada cuadrangular.

Le quedan 15 puntos al León para hacer estragos en la azotea del edificio. Si los gana todos, misión demasiado difícil, puede que llegue a la meta soñada y así resucite el festejo de su Centenario. Tiene juegos pendientes ante Saprissa y Herediano, pero primero debe salir avante del compromiso de hoy en su patio frente a una Grecia de capa caída, mientras los manudos fecha a fecha van armando el rompecabezas de su alineación.

Como bonita anécdota para la familia manuda, contarles que la noche del jueves, mientras la Liga jugaba en Pérez Zeledón, compartimos la ceremonia de entrega de premios del Círculo a los mejores atletas del país y nos ubicamos frente a la mesa donde Róger Rojas, su esposa e hijo esperaban el reconocimiento al futbolista como goleador del Apertura. Me encantó el gesto de la familia hondureña, porque cuando le avisaban a Ro Ro que la Liga había hecho un gol en Pérez, su señora de inmediato se persignaba y el delantero pegaba sus puños felices sobre la mesa. Ni qué decir la alegría del matrimonio cuando terminó el partido con el triunfo erizo 4-2.

Cuando se observan estas reacciones de euforia tan genuinas, cuesta creer en divisiones internas y otras yerbas negativas en el camerino rojinegro. En el Hotel Irazú, Róger Rojas festejó como si estuviera en la cancha.

[email protected]








© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.