Enviar
Reportaje
La maravillosa alfombra verde

Césped sintético ha hecho ganar millones al Saprissa

Luis Rojas
[email protected]

Todos los equipos hablan de ella, muchos la quieren, otros ya la mandaron a pedir, pero lo cierto es que aquella discusión de “qué bonito jugar en zacate natural” está quedando en segundo plano, y que a los dirigentes nacionales pareciese que se les abrieron los ojos.
Y los ojos se les abrieron con el espejo del Saprissa, un equipo al que un césped sintético que le costó en su momento $600 mil se convirtió en un excelente negocio del que disfrutan ahora jugosas ganancias. (ver recuadro).
Alajuelense, Santos, Herediano y San Carlos, entre otros, tienen el tema sobre el tapete y aunque en algunos casos aún no se ponen de acuerdo, lo cierto es que el factor económico, por todo lado, dice sí a la instalación de una de estas canchas, sobre todo si pensamos en los deficitarios presupuestos de nuestros clubes de la primera división.
Jorge Alarcón, actual gerente de Mercadeo del Herediano, pero que fue de los que empezaron con aquel Saprissa que compró Jorge Vergara y que instaló el césped sintético en el reducto morado considera que este solo tiene ventajas, aunque dice que los equipos no pueden llamarse a engaño de que con solo instalarlo obtendrían los mismos ingresos que actualmente recibe el Saprissa.
“El Saprissa p
or varios factores, entre ellos su ubicación y tamaño del estadio se presta para los espectáculos que ahí están realizando, pero no podemos pensar que esto sería regla para todos”, indicó Alarcón.
Y tiene razón Alarcón sobre que el número de eventos que se organizan en el Saprissa, no sería igual a los que se podrían presentar en el Carlos Ugalde de San Carlos o en el Ebal Rodríguez de Guápiles.
No obstante, Ronald Jiménez, gerente de Mercadeo de la empresa CICADEX, asegura que esta situación depende mucho de las secciones de mercadeo de los clubes. Considera que en todas las zonas, dependiendo de la ubicación y tamaño de los estadios, se pueden organizar actividades de espectáculos, ferias, expos, etc, que redundarían en ingresos frescos para las economías de los equipos.
Lo bueno que ven los dirigentes en estas canchas, es que sin tomar en cuenta su alquiler, el tenerlas ya genera una ganancia por el bajo costo para mantenerlas a lo que hay que sumarle el ahorro en alquileres de campos que pagan muchos clubes para que se entrenen sus divisiones menores, con tal que no se lastime el césped de sus estadios.
“Baja el costo y tienes a todas tus fuerzas a la vista, el equipo mayor y los menores entrenando en un mismo estadio lo que permite más supervisión del trabajo y su mejor aprovechamiento; alquiler y traslado se convierten en un ingreso porque antes significaban un egreso y además aumenta la identidad de los jugadores de las ligas menores hacia la institución, al entrenar en la sede principal”, expresó Alarcón.
Las cifras son claras, el mantenimiento para una cancha como la del Ricardo Saprissa, antes de la cancha sintética era de aproximadamente $50 mil anuales en riego, abonos, corte de la grama, etc. Hoy en día les cuesta $10 mil, o sea que hasta hoy han dejado de pagar $160 mil que antes de 2004 engrosaban los gastos morados; ahora bien si lo calculamos hasta el término de la vida útil de esta cancha, que se ha determinado en diez años, el ahorro total sería de $400 mil, solo $200 mil menos de lo que costó originalmente dicha gramilla.
Alarcón afirma que Herediano desea instalar un césped sintético de quinta generación, lo último que hay en el mercado. Consultado el dirigente sobre los contras que les ve a estas canchas respondió que “yo no le encuentro ninguno; se
dice que la del Saprissa es un poco caliente al mediodía, pero aquí tenemos que aprender que esas horas no son para jugar fútbol, además que la nuestra sería más fresca que la del Ricardo”.
El riesgo de daños en estos campos, dice Jiménez es mínimo. No obstante, hace pocos días el Monster Jam, que tuvo una duración de tres días (el domingo con doble sesión) puso a prueba esa premisa. Por primera vez parecía que la cancha de los morados había sufrido daños. No obstante, Jiménez asegura que el campo morado no tiene ningún daño severo, sino que en esta ocasión necesitó un mantenimiento más exhaustivo, debido a que fue un evento de tres días.
“Algunas áreas sufrieron algunos desniveles pero para el viernes (hoy) la entregaremos, una vez que esté compactada y cepillada, eso sí, vamos a tener que lavarla para sacar un poco el polvo que se quedó”.
Jiménez afirma que su representada, Cicadex, ya esta ofreciendo césped sintético de quinta generación, algo que está siendo aprovechado por instituciones privadas como Vida Abundante en San Antonio de Coronado que hizo un complejo Deportivo al aire libre y utilizó este césped, que en un clima tan crudo como el de ese cantón es una garantía para sostener la inversión que se realiza, ya que no hay motivo para suspender los partidos.
Las mismas municipalidades también vuelven sus ojos hacia las ganancias que genera este tipo de césped, y la de Coronado ya tiene presupuestada la instalación de una cancha sintética en el estadio Labrador, cede del equipo de este cantón en la segunda división.
Según los munícipes de ese cantón recuperarían la inversión en menos de cuatro años y además del aporte para el equipo local, esa cancha sería escenario para una serie de actividades que en un 40% no serían lucrativas, pero sí
de proyección deportiva para la comunidad, como lo son actividades de recreación para el adulto mayor, aeróbicos y programas sociales deportivos, escuelas de fútbol y para uso de los centros educativos.
Según Jiménez el negocio es muy bueno si se toma en cuenta que en promedio una cancha de quinta generación que se utilice unas 3 mil horas anuales, de cuatro a seis horas diarias, duraría diez años y tendría garantía por ocho.
Todo parece indicar que el factor monetario está ganando la partida y que la mágica alfombra verde se apresta a reinar en los campos del fútbol nacional.


El negocio morado

Según fuentes cercanas al Deportivo Saprissa, este equipo con lo obtenido en el alquiler de su cancha se habría pagado ya unas diez veces el valor de la cancha sintética que fue de $600 mil.

Solo por el reciente evento realizado en el reducto morado, el Monster Jam, se habrían cobrado $180 mil por el alquiler. Los otros eventos tendrían un costo promedio a $40 mil, dependiendo del uso de la cancha, y el tiempo desde que la entregan hasta que la reciben.

En el estadio también se han organizado reuniones religiosas y otros eventos. Además está el alquiler de la cancha. Al mediodía, el famoso equipo de los galácticos, ex jugadores del plantel que ahora trabajan con este equipo reciben retos, tienen agenda llena y el rival debe pagar entre ¢60 mil y ¢75 mil por alquiler.

En la noche, debido a la iluminación, el costo sube entre $300 y $400 y hay partidos que arrancan a las 12 medianoche, lo que da una idea del uso que tiene. Esto más los $40 mil anuales que se ahorra el equipo en mantenimiento.

Solo entre el 2006 – 2007 el Saprissa fue el escenario del X Knights Freestyle, que ya se repitió este año y se dieron conciertos de Ricky Martin y Chayane y más recientemente del grupo Iron Maiden y el cantante Camilo Sesto.

• Se trató de contactar a Orieta Alvarado, gerente comercial del Saprissa, pero no contestó las preguntas que en su oficina nos pidieron que enviáramos vía Internet.



¿Seguras?

* Aunque hay quienes dudan de estas canchas, en la empresa Cicadex, una distribuidora de este producto a nivel nacional, aseguran que hay estudios certificados por laboratorios sobre que en estas canchas hay menos lesiones que en una natural.

* El calor que se genera hacia el mediodía es una realidad aunque depende de la calidad de la fibra y se dice que lo que puede subir de abajo hacia arriba es de unos dos grados.

* Algunos rechazan por completo las canchas sintéticas, como es el caso del ex técnico de la selección nacional, el colombiano Jorge Luis Pinto que en una entrevista dijo: “Es el adefesio más grande que le pueden hacer al fútbol. Si es por historia, la madre del fútbol que es Inglaterra tiene todas sus canchas en césped. Es más un esnobismo. Quienes no conocen de canchas de fútbol no pueden hablar de eso. Siento pena y pido que nos respeten”.




Multicanchas del futuro

* Un proyecto europeo de investigación Multiturf está detrás de lograr el césped multi y desarrollar campos de césped artificial multifuncionales lo cual haría todavía más rentables las mismas.

* Una empresa finlandesa Saltex está desarrollando la manera de poder jugar en instalaciones de césped artificial a bajas temperaturas, consiguiendo calentar las instalaciones para derretir la nieve o hielo.

* Otros socios se han dedicado a comprobar la posibilidad de hacer líneas de juego intercambiables para poder combinar diferentes eventos y deportes, un objetivo que está a punto de considerarse viable y que puede ser de gran utilidad en su plasmación práctica.

* Por otra parte, las empresas de los Países Bajos han centrado sus inquietudes en el desarrollo de instalaciones deportivas para jugar al fútbol y al hockey dentro de un mismo campo.
Ver comentarios