Enviar
La mano de Manu

El argentino Ginóbili anotó 30 unidades para salir de su mala racha
Gaetano Pandolfo
[email protected]


Todo el equipo se olvidó de lo sucedido en los dos primeros partidos, pero especialmente Ginóbili quien recuperó su credencial de ser el mejor basquetbolista de los campeones y con tres decenas de unidades se convirtió en una pesadilla para la retaguardia de Los Lakers.
Primera victoria de San Antonio en el tercer partido de las finales de la Conferencia Oeste, que coloca la eliminatoria 2-1 de cara al cuarto juego de mañana martes.

Los Spurs volvieron a la senda del triunfo con un Manu que recuperó su mejor rendimiento y se impusieron por 103-84 al equipo de Los Angeles.
Ginóbili estuvo inspirado en todo lo que tiró a canasta, lo mismo que con sus penetraciones para anotar nueve de 15 intentos, incluidos cinco de siete triples y perfecto 7-7 desde la línea de personal, capturó dos rebotes y dio una asistencia.
Si Ginóbili fue fundamental en la victoria de su equipo, algo que no logró en esta ocasión el escolta Kobe Bryant para los Lakers, el alero Tim Duncan se convirtió en una auténtica pesadilla para el pívot español Pau Gasol, que nunca pudo controlar las acciones de la estrella del equipo de San Antonio.
Duncan dominó por completo todas las acciones bajo los aros al conseguir 22 puntos (8 de 17 tiros de campo y 6-9 desde la línea de personal), capturar 21 rebotes, 18 de ellos defensivos, y repartir cinco asistencias.
Estaba claro que la noche era de los Spurs, a los que tampoco les faltó el apoyo del base francés Tony Parker, quien aportó 20 puntos con cinco asistencias y tres rebotes.
Con las tres figuras inspiradas, los campeones de liga consiguieron un 51,4% de acierto en los tiros de campo, el 55,6 (10-18) de triples y 73,9 (17-23) de personales, comparados a
l 42,7; 35,3 (6-17) y el 47,1 (8-17), respectivamente, de los Lakers.
Los Lakers solo aguantaron el ritmo de los Spurs en el primer cuarto con parcial ganador de 24-21, pero en el segundo entró en acción Ginóbili y ahí se acabaron todas las opciones para el equipo visitante, aunque llegó al cuarto con parcial de 57-69.
Pero los Spurs lograron racha de 12-4 y se pusieron con ventaja de 20 puntos para romper por completo el partido cuando todavía quedaban ocho minutos por jugarse.
Bryant, que iba a ser el máximo encestador de los Lakers con 30 puntos, intentó de nuevo hacer el milagro y sacar a su equipo de la fosa donde se encontraba, pero esta vez no fue posible porque enfrente se encontró con la inspiración de Ginóbili, Parker y Duncan para recordarle quienes son los campeones de liga.
El parcial de 88-76 fue todo lo máximo que pudo conseguir Bryant para los Lakers después de anotar cuatro triples en menos de dos minutos y cinco para que concluyese el partido.



Hablan los actores


“Dije que no había jugado bien en los dos primeros partidos, que las derrotas formaban parte de mi responsabilidad, pero también estaba convencido de que volvería a ayudar al equipo”, declaró Ginóbili, que jugó 32 minutos y surgió de nuevo cuando más lo necesitaban los Spurs.

“Tuvimos desde el principio una gran concentración, la defensa estuvo segura y también hicimos buenas selecciones en los tiros a canasta”, comentó Duncan, quien añadió: “Pero sobre todo movimos muy bien el balón para romper la defensa de los Lakers”.

“No hay ninguna duda de que realizamos un pobre partido en defensa, malos tiros a canasta y además tampoco acertamos cuando fuimos a la línea de personal, muy poca aportación para poder ganar a un equipo como los Spurs”, declaró Phil Jackson, entrenador de los Lakers.
Ver comentarios