Logo La República

Jueves, 6 de agosto de 2020



NOTA DE TANO


La ingrata profesión de los porteros

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 09 enero, 2020

bryan segura atrapa balón

La profesión de portero es bien ingrata; no solo porque si se equivocan los acribillan las críticas, sino porque de las once posiciones que se paran en una cancha, es la que pasa más tiempo archivada. Jóvenes promesas de la portería han sido congeladas por tres o cuatro temporadas, a la espera “ingrata” de que se lesione el estelar, se retire o lo traspasen de equipo.

Muy pocos tienen la franciscana paciencia en su momento de José Francisco Porras, quien después de lucirse en Carmelita, pasó a calentar banca en el Saprissa a la espera de su oportunidad. Fue una espera eterna, pero valió la pena. “Porritas” pasó del archivo en viaje directo a la titularidad, no solo en el Saprissa, sino en la Selección Nacional de la que fue mundialista.

Lea más: Jafet Soto: “Me gustaría tener a Adonis para que vea cómo es un vestidor que arropa”

En estos días nos enteramos que el prometedor arquero del Cartaginés, Luis Diego Rivas como que se aburrió de ser reserva de Darryl Parker y pretende nuevos aires. Desde luego que el fichaje de Parker en la etapa de Paulo César Wanchope como técnico brumoso le cortó las alas a Luis Diego, espectacular en su primera temporada como novato en el marco azul. Pareciera que Rivas no suma la paciencia de Porras, pero, en fin, esta es, en muchas ocasiones, la frustrante carrera de los porteros, quienes no pueden ser titulares y suplentes con la misma facilidad que sus compañeros de equipo.

Recuerdo a Marco Madrigal, titular indiscutible en Santos y luego banca en el Cartaginés; después, estelar en San Carlos y ahora sale por la puerta de atrás y pasa a jugar en una segunda división en Guatemala.

Lea más: Herediano congela la algarabía manuda con complicidad de Adonis Pineda

¿Cuántos años pasó Adrián De Lemos en un congelador? Y ni qué decir de historias amargas como las de Alfonso Quesada.

Días después de que Herediano conquistó el título, se anunció que era difícil que Esteban Alvarado siguiera en el club; había ofertas del extranjero.

Supongo que esa noticia alegró, y mucho, al joven meta de Pérez Zeledón, Bryan Segura, quien era tentado por los largos brazos de Jafet Soto.

Días después, casi simultáneamente, el Team informa que Alvarado firmó por dos temporadas más y que ficharon a Segura. Bueno, a menos que don Esteban viaje al extranjero, no cabe más que desearle al guerrero del sur una buena estadía en el banco rojo y amarillo, y pedirle que se arme de la paciencia franciscana de “Porritas”, a la espera de una oportunidad que puede ser rápida como funeral de pobre o larga como rosario de monja en claustro.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES








© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.