La experiencia de Isolina es para volver por más
Gerson Vargas/La República
Enviar

uando se sale de un restaurante con ganas de volver por más es sinónimo de que algo están haciendo muy bien. Justo esa es la sensación tras nuestra primera visita a Isolina Restaurante, Cava y Deli.

Están en la pobladísima zona gastronómica de barrio Escalante, ahí bajo la batuta del chef Luciano Lofeudo toman materia prima muy fresca y cada día deciden qué tendrá el menú. Su cocina es de autor con guiños a la cocina del Mediterráneo y Latinoamérica.

Fernando y Manuel Crespo, familiares del propietario original de la bella casa donde hoy se ubica el restaurante, son los socios junto a Lofeudo.

Ellos sienten que llegaron a Escalante con una propuesta que se distingue por la calidad y frescura de cada producto con el que preparan las recetas, al mismo tiempo que dan un tratamiento diferente a esos productos autóctonos como flor de itabo o pitanga, entre muchos otros.

“Nuestra idea es ofrecer a los comensales la oportunidad de degustar algo que no es convencional. Por eso trabajamos con un menú pequeño que cambia cada día en función de garantizar siempre lo más fresco”, comentó Fernando Crespo.

¿Cómo variar el menú todos los días y no morir en el intento? Lofeudo toma como base proteínas como aves, pescados o res, pero cada día decide cómo prepararlos, qué guarniciones usar y cómo presentarlos.

Una entrada que suele repetir varias veces durante el mes es el paté de pato de la casa acompañado de bruschettas de pan artesanal hecho con masa madre, una mermelada de pimientos rojos, mostaza de Dijon y ralladura de avellanas.

El sabor del paté es de una sutileza que termina siendo una grata caricia en el paladar, si además se le coloca junto a la mermelada la experiencia es tan placentera como difícil de olvidar. Además, tanto Fernando como Manuel están listos para recomendar un vino que hará de este entrante una experiencia difícil de repetir en otro sitio que no sea Isolina.

“El ceviche siempre está, pero también siempre está cambiando el cómo está servido. Hoy puede ser nikkei, pero hace unas semanas era con jugo de pepino. También varía la técnica, pero lo importante es que busco resaltar todos los sabores, ya sea de la corvina reina o la cabrilla”, detalló el chef.

Un clásico francés, el magret de pato, es otra de esas recetas que suelen regresar a la carta durante el mes. El toque original proviene de la crema de maíz ahumado que lo acompaña, además de estar aromatizado gracias a una salsa que combina vainilla fresca, cacao, jugo de zanahoria y se complementa con flor de itabo y avellanas garrapiñadas.

“Queremos que también se atrevan a probar una de nuestras propuestas deli con jamón crudo nacional, queso fontal, queso Grana Padano, tomate secos, aceitunas Kalamatas griegas, hummus y pan artesanal de masa madre acompañado de un Aperol Spritz”, agregó Manuel Crespo.

Si luego de probar cualquiera de sus platillos los clientes salen con esos sabores grabados en la memoria y con el gusto de sentirse bien recibidos, entonces en Isolina se sentirán que todo lo que hacen tuvo sentido.

Detalles
Isolina Restaurante, Cava y Deli
Dirección Calle 33, avenida 9 #751, frente al Fresh Market
Horario De lunes a sábado de 4 p.m. a 7 p.m. (aperitivos y zona deli); de 7 p.m. a 10.30 p.m. cena. Domingo cerrado
Teléfono 2100-8747

Ver comentarios