Enviar
Lunes 8 Septiembre, 2008

La estridente conexión Arias - Chávez


Durante la campaña del referéndum por el TLC con Estados Unidos, entre otras armas innobles, la dirigencia del “Sí”, capitaneada por el Presidente de la República, sacó a relucir la nefasta mentira de que el “No” estaba financiado por Hugo Chávez.
Si releemos el Memorando del Miedo, escrito por el diputado oficialista Fernando Sánchez y el entonces vicepresidente Kevin Casas a los hermanos Arias, nos encontramos con la siguiente recomendación en la sección “Estimular el miedo” (página 4): “Hay que restregar por todas partes la conexión del 'No' con Fidel, Chávez y Ortega, en términos bastante estridentes. Es posible que este tipo de campaña pueda incomodar a alguna gente, pero es casi seguro de que puede tener un impacto considerable entre la gente más sencilla, que es donde tenemos los problemas más serios”.
Ahora que el Gobierno de la República tiene el agua al cuello, ellos mismos corren a pedirle ayuda a Chávez para que financie el petróleo a 25 años plazo e incluso le imploran que el trámite sea rápido. Si ese dinero era tan “sucio” diez meses atrás, ¿cómo se hizo limpio ahora? Parece que el gobierno costarricense se olvidó de la estrategia del miedo para apostar ahora por la estrategia del amor bolivariano.
Lo más grave del asunto es que nuestros hijos y nietos pagarán por ese petróleo financiado a 25 años y el precio del diésel y la gasolina no bajará. ¿Será que la luna de miel Arias - Chávez le permitirá al primero contar con plata extra para hacer muchas pero muchas obras de infraestructura durante la campaña política que se avecina? ¿Será que el amor bolivariano permitirá florecer ahora algún liderazgo electoral de las personas bendecidas por el señor Presidente de Costa Rica para 2010?
Semejante cambio de discurso y falta de coherencia no tiene ni paralelo con las arcas abiertas que Casa Presidencial favoreció a partir de los dineros del Banco Centroamericano de Integración Económica BCIE y su piñata de consultorías.

Rodrigo Cabezas Moya
Profesor Escuela de Medicina