Enviar

Todo lo escrito y mencionado aquí es una visión personal y no representa la visión de ninguna compañía.
Me referiré de ahora en adelante como Inteligencia Artificial a todas las tecnologías, técnicas o nombres derivados del mismo, como Computación Cognitiva, Machine Learning, Deep Learning, Augmented Intelligence.
Ya casi se cumple 1 año de haber iniciado esta aventura en Cognitiva Latinoamérica, donde el principal objetivo es traer IBM Watson a la región, desde México hasta Chile.

201702221505020.blog.png

Este primer año laboré en el equipo llamado Ecosistemas, un grupo encargado de levantar, prácticamente desde 0, el espacio donde empresas de todo tipo y tamaño podían conocer la tecnología y adaptarla a sus negocios.
IBM Watson tiene una visión particular según mi punto de vista: democratizar la Inteligencia Artificial (o aumentada) para las compañías.
Resulta que con cada avance tecnológico, aparecen orgánicamente barreras de entradas para múltiples jugadores. La Inteligencia Artificial, Machine Learning, Inteligencia Aumentada o Computación Cognitiva, no son la excepción.
Existen dos barreras principales en ese ámbito y ambas asociadas al acceso a características que se logran a través de esas técnicas. Infraestructura y pericia necesaria.
¿Por qué una empresa sin esas habilidades o enfoque en Inteligencia Artificial querría meterse en este "embrollo"?
No es por la tecnología, no es por el conocimiento que sus ingenieros generarían; es por una simple razón: el negocio.
Una empresa no implementa una tecnología sólo porque es novedosa o es el futuro. Es por el valor de negocio que le generaría. Cómo incrementaría sus ventas, reduciría sus costos o le generaría diferenciación.
Sucede similar con la nube. Una empresa no entra en esto por que esté de moda, sino por la reducción de costos e incremento en productividad que potencialmente genera.
Sin embargo, la barrera de entrada con respecto al conocimiento e infraestructura es tan grande, que esas características se limitan a unos pocos que "sí pueden".
El democratizar el acceso a esta tecnología abre la puerta a que la empresa que tiene un E-Commerce, por ejemplo, implemente características de inteligencia artificial que de otro modo le sería imposible. Así como la nube le permitió atender a 10,000 usuarios al día sin invertir fuertemente "de frente".
Así, no solo el E-Commerce con el capital para invertir en ingenieros especializados, infraestructura y tiempo puede mantenerse al día con capacidades que cada vez se vuelven más "comoditizadas".
Al igual que la nube, el utilizar un servicio de 3eros trae sus retos. Los mismos incluyen poco acceso a "modificar" o personalizar demasiado la tecnología o servicios que se les dan. De tal forma, empresas que sí tienen el pericia en la materia, vería estas ofertas como limitadas.
Además se crea una dependencia que para algunas compañías no es de su agrado.
El hecho de democratizar estas tecnologías impacta directamente la calidad de vida de Latinoamérica, no solo para los empresarios o compañías que utilicen esos servicios, sino, a nosotros los usuarios o clientes que nos vemos beneficiados con servicios más precisos, personalizados e inmediatos.
 

Ver comentarios