Enviar

Enfrentamientos en Turquía, Alemania y Venezuela
La crisis y el desempleo marcan las manifestaciones del 1º de mayo
• Los trabajadores en el mundo salieron a las calles para reivindicar sus derechos

La crisis económica y el desempleo fueron las principales preocupaciones manifestadas por los trabajadores y los sindicatos en las marchas convocadas en todo el mundo por el Primero de Mayo, con una participación irregular y con incidentes en países como Turquía, Alemania y Venezuela.
Y donde no hubo violencia, las manifestaciones se desarrollaron en una calma tensa debido a la gran preocupación existente por el aumento del desempleo y por la ineficacia de las medidas gubernamentales para frenar la crisis.
Los principales incidentes se produjeron en Caracas, donde la Policía venezolana lanzó gases lacrimógenos a los participantes en la marcha convocada por la oposición al gobierno del presidente Hugo Chávez, cuando algunos de sus participantes intentaron salir del recorrido permitido.
Los agentes lanzaron gases y dirigieron vehículos antimotines contra el grupo que pretendió saltar las vallas de seguridad para intentar dirigirse a la sede del Parlamento, mientras que el alcalde de Caracas, el opositor Antonio Ledezma, denunció como “provocadora” la presencia policial y militar.
En Estambul también hubo enfrentamientos entre la policía (que utilizó gas lacrimógeno y agua a presión) y manifestantes de izquierdas que intentaban alcanzar la céntrica plaza de Taksim, con una cifra sin confirmar de varios detenidos y heridos.
Al igual que en Alemania, donde los incidentes se produjeron en las marchas neonazis convocadas en Berlín, Maguncia, Ulm y Hamburgo por el Partido Nacional Democrático Alemán (NPD) cuando decenas de miles de manifestantes de izquierda trataron de impedir que la ultraderecha desfilara con ocasión del 1º de mayo.
La policía recurrió a los cañones de agua a presión y las cargas para separar a ambas columnas, después de que grupos aislados de jóvenes lanzaran botellas y piedras contra la marcha neonazis y el resultado fue de una veintena de detenidos y varios heridos.
Con menos violencia pero con gran tensión se celebró el Día del Trabajo en Francia, donde los ocho grandes sindicatos franceses se unieron, por primera vez en la historia, en el llamado “G8 sindical” para celebrar una multitudinaria protesta en París (160 mil personas, según los convocantes) contra la política del Gobierno y los empresarios que se aprovechan de la crisis.
Cerca de 300 manifestaciones se celebraron en todo el país, con lemas como “más empleo justo” o “la crisis son ellos, la solución nosotros” y con críticas al Gobierno por el aumento del desempleo, que ya afecta a cerca de 2,5 millones de franceses.
Igualmente, en España, decenas de miles de personas salieron a la calle para expresar su rechazo a cualquier iniciativa que suponga abaratar el despido o recortar salarios y beneficios sociales.
Los sindicatos reclamaron un modelo productivo diferente, la reactivación de la economía y la creación de más y mejor empleo como mecanismos para combatir una crisis que ha elevado la tasa de desempleo hasta el 17,36% de la población activa, es decir, 4.010.700 personas.
Y al otro lado del Atlántico, el Día del Trabajo se caracterizó, además de por los incidentes en Venezuela, por la reivindicación del socialismo en Cuba y la ausencia de toda celebración en México, debido a la epidemia de la gripe A.
Cuba celebró la jornada con un desfile multitudinario que presidió el presidente, Raúl Castro, en la Plaza de la Revolución de La Habana, y en el que se reiteró el compromiso de la isla con el socialismo en el año en que se conmemora el 50 aniversario del triunfo de la revolución.
Decenas de miles de cubanos repitieron la tradicional marcha del Día de los Trabajadores por la céntrica plaza habanera con carteles de apoyo a los líderes de la isla y llamamientos a “trabajar y ser más eficientes”.
También hubo manifestación en Puerto Rico, donde miles de personas participaron en una marcha en protesta contra un plan que puede suponer el despido de más de 30 mil funcionarios.
Ver comentarios