Logo La República

Martes, 27 de julio de 2021



DESTINO SAN JOSÉ


San José: La Ciudad D.I.Y.* - Cafeoteca

Amanda Núñez amandanunez.asesora@larepublica.net | Viernes 18 junio, 2021

Vemos a Juan Ignacio Salom
"El San José que idealizamos desde nuestro proyecto cultural, es uno que persiga los mismos principios de Cafeoteca: aportar alivio, bienestar, conexión y desarrollo..." afirma Salom (Fotografía por Fabián Gómez)


Juan Ignacio Salom

Co dueño

Cafeoteca


Desde Cafeoteca, hemos podido observar cómo esta ‘era del resguardo’ se ha ido trascribiendo en acciones concretas, que redefinen por completo el esquema de nuestro proyecto, y que probablemente permearán las dinámicas urbanas, reconformando el ‘tejido’ que las solventa.

Tres medidas específicas que han tenido que implementar los comercios prácticamente en el planeta entero, y que se podrían proyectar como nuevos esquemas o líneas de acción urbanísticas son: la desconcentración, expresada en la reducción del aforo; la fragmentación producto del distanciamiento y las burbujas; y la trazabilidad y control de personal y clientes para evitar contagios en el establecimiento.

Como consecuencia de estos fenómenos probablemente se irá fraguando una ciudad fracturada, con múltiples y diversos centros, donde la densidad y la condensación serán menores, produciendo espacio vacante, cualidad en adelante indispensable para la salubridad de las poblaciones urbanas.

Pareciera inevitable también esa ciudad ‘distópica’, la del gran hermano, capaz de trazar y custodiar todos los desplazamientos, movimientos e interacciones que en ella ocurren, para bien y para mal, nos guste o no.

Estas alteraciones, que ya comienzan a percibirse, ahora las contemplamos siempre para proyectar escenarios de lo que viene emergiendo, y de lo que será importante compensar o reforzar dentro de experiencia cultural que queremos ofrecer, con el objetivo de aportar a la construcción de un San José más equilibrado, humanista y acogedor.

El San José que idealizamos desde nuestro proyecto cultural, es uno que persiga los mismos principios de Cafeoteca: aportar alivio, bienestar, conexión y desarrollo, -tanto para nuestros clientes, como para todas las personas y comunidades que conforman nuestra cadena de valor-.

Si trasladamos estos principios al ámbito de lo urbano, anhelamos una ciudad que busque resolver más que regular, que sea un espacio recreativo -y creativo-, más que una cuadrícula funcional, que favorezca la iniciativa por encima la subordinación, y sobretodo que promueva la imaginación, la curiosidad y la exploración.

También creemos en una ciudad que se va expresando de adentro hacia afuera: desde el activismo de sus habitantes, que no es beligerante, ni vandálico, sino más bien constructivo y expresivo, y que se establece desde la visión de mundo compartida que significa la urbe – una ciudad que se defina a partir de sus cualidades simbólicas y metafóricas, donde puedan convivir las aspiraciones de sus habitantes en un relato múltiple, que es el resultado de ejercer de una ciudadanía activa-.

Cuando la política pública urbanística ha considerado y atendido estos relatos y líneas de deseo de la ciudadanía, y cuando la ciudadanía se ha ido apropiando espontáneamente de su hábitat, es cuando han emergido los modelos de regeneración más exitosos, porque provienen de una práctica que dialoga y acuerda, y no de sistemas replicados y unilaterales que se imponen.



D.I.Y.: sortear los fragmentos, explorar las grietas, construir nuevas atmósferas.


Desde que tengo doce años he recorrido y explorado activamente la ciudad: es un vicio saludable.

Llevaba más de un año de no deambular por San José, hasta hace unos días, cuando decidí salir a ‘hacer ciudad’ con mis hijos.

Lo que encontramos fue un escenario de posguerra: un centro despojado y despejado, plagado de barreras, deteriorado y sucio, con mucho menos personas, y con más de la mitad de los comercios cerrados, y algunos de sus edificios emblemáticos desmoronándose.

Probablemente esta condición que afecta hoy a nuestra capital está ocurriendo paralelamente en muchísimos centros urbanos alrededor del mundo.

Esta ciudad, que hoy que está ‘en pausa’, es un espacio liminal, un limbo, un ‘entretanto’, un péndulo en movimiento, que clama por regenerarse y rehabilitarse, y por trazar nuevos cursos de acción.

Es tiempo de observar, experimentar y construir desde ese activismo que recupera, que regenera, que se re-apropia.

La Ciudad DIY es la que se va re-ensamblando a partir de la voluntad de vivirla y resolverla, sorteando sus fragmentos, encontrando rutas de navegación desde la intuición y la fascinación, reclamando sus espacios a partir de la convivencia y el juego, cautivándonos con sus grietas: esos portales sensoriales y estéticos que se van abriendo al transitar San José.

Así fue cómo se la apropiaron mi hijo de 10 y mi hija de 5 años: surcando su propia San José y siguiendo sus brújulas emocionales.

Las fracturas se convirtieron en un desafío que trazó rutas repletas de hallazgos, la desconcentración nos concedió una ciudad despejada que se convirtió en un enorme ‘playground’, y que les condujo a espacios de experiencia que quedarán registrados para siempre en su memoria.

Desde la mirada de estos ciudadanos del futuro, San José representó un espacio de libertad, que estimuló su imaginación y despertó su curiosidad, les aportó nuevos conocimientos, y sobretodo, les hizo sentir que pertenecían a un fenómeno colectivo…


(*) DIY es la abreviatura para Do It Yourself, en español ‘hágalo usted mismo’, y que en el contexto del Movimiento Punk superó su sentido utilitario para convertirse en un ‘democratizador la creatividad’. Esto facilitó una autonomía creativa que resultó en una efervescencia de bandas de música, fanzines, moda, grafiti, hip-hop, y que emergió de otro contexto de ‘post-guerra’, el Nueva York de la década de 1970, donde, para sobrevivirlo, sus habitantes fueron definiendo un nuevo modelo a partir de la creatividad, el deseo y la expresión.


DESTINO SAN JOSÉ   Un proyecto de La República

San José es la ciudad latinoamericana más accesible para estadounidenses y europeos, en la que el visitante cuenta con un clima perfecto.

Generaremos nuevos ingresos y empleos, al mejorar la experiencia en la zona delimitada por Estación del Pacífico – Barrio Escalante - La Sabana - Parque Bolìvar, así como mejorar la calidad de vida de los josefinos, aprovechando la visión de hoteleros, chefs, arquitectos, desarrolladores, urbanistas, artistas, y muchos más.



NOTAS RELACIONADAS


Vemos a Andrés Herrera

Economía naranja como motor josefino: La Concha de la Lora

Jueves 20 mayo, 2021

DESTINO SAN JOSÉ - Desde los barrios más populares de la capital, Andrés Herrera de Grupo Distrito Carmen nos presenta su San José del mañana.






© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.