Logo La República

Lunes, 10 de agosto de 2020



COLUMNISTAS


La cerveza es prueba de que Dios nos ama y quiere que seamos felices.

Natiuska Traña [email protected] | Viernes 31 enero, 2020


¿Ahora sí tengo la atención?

El título de la columna es una frase de Benjamín Franklin, uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos y sin duda alguna el favorito de todos no por sus logros políticos e inventos, sino porque todos queremos tener muchos “Bens” en nuestra billetera.

Como cada inicio de año, todos tenemos propósitos e intenciones por cumplir; en mi caso recientemente finalicé el libro de la biografía de Benjamín Franklin, que además de que le gustara mucho la cerveza, también creía que había que cultivar el carácter personal y esto se hacía a partir de 13 virtudes básicas: templanza, silencio, orden, determinación, frugalidad, diligencia, sinceridad, justicia, moderación, limpieza, tranquilidad, castidad y humildad.

Una vez seleccionadas, organizó una tabla con las virtudes en filas y los días de la semana en columnas marcando una raya en la casilla correspondiente si ese día creía haber cometido una falta en dicha virtud. De esa manera una vez dominada podría pasar a la siguiente y en 13 semanas cumplía con el ejercicio de todas las virtudes. Lo que suponía rellenar cuatro libros al año, puesto que cada uno tenía 13 páginas con cada tabla.

Puede sonar imposible y casi aburrido para algunos, porque todos tenemos escalas de valores, creencias e intereses diferentes, pero nunca está de más trabajar en ese ser importante que es uno mismo, que muchas veces no conocemos y menos podemos reconocer.

Bueno pues el método de don B., era básicamente enfocarse por semana en una de estas virtudes y practicarla por esos 7 días y en esa semana se olvidaba de las demás (tampoco hay que ser radical en olvidarse de todas).

Finalmente, no podemos decir que se convirtió en el ser humano perfecto y en su sistema además falló muchas veces, pero aprendió que hay que ponerse pequeñas metas y por qué no, semanales; la mejora de sí mismo no debe ser un sacrificio de latigazos.

Quizá lo que cada uno quiera mejorar sea diferente a lo que don B. quería implementar en su vida, pero no hay que descartar que ponerse metas cortas como un tema semanal, sea un método más efectivo para enfocarse y empezar a generar cambios en el largo plazo.

Ahora, no queda de más tratar de implementarlo las próximas 48 semanas. Cuando se quiere, se puede.


NOTAS ANTERIORES


Urge equidad en acceso a Internet

Lunes 10 agosto, 2020

El peor de los efectos negativos que a mediano y largo plazo nos puede dejar COVID-19 es menor educación para nuestros niños y

La democracia de La Calle

Viernes 07 agosto, 2020

El sector empresarial, especialmente los dueños de restaurantes y bares, unidos a algunos comerciantes, han recurrido a “la democracia de la calle” como acto de

Los emperadores de la economía digital

Viernes 07 agosto, 2020

La audiencia de la semana pasada en el Congreso de los Estados Unidos surge en un contexto en donde el 77% de los estadounidenses considera que los gigantes

Manejo de crisis y respeto a la legalidad

Viernes 07 agosto, 2020

La Constitución Política de 1949 y las leyes de la república proveen el marco dentro del cual los gobernantes están obligados a atender los asuntos de estado







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.