Logo La República

Jueves, 25 de abril de 2019



NOTA DE TANO


La banca de un futbolista no la decide el cronista

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 23 enero, 2019

A Porfirio López lo irrespetó un colega.

Tengo larga trayectoria como periodista deportivo y la crónica fue siempre mi punto menos vulnerable.

Me apasiona la crónica deportiva, elemento periodístico que la tecnología ha ido limitando, al punto de ser hoy un “bicho raro” en vías de extinción.

Mientras estudiaba la primaria en la escuela Juan Rudín, me nutría de las crónicas de Jorge Pastor Durán en La Nación.

En etapa colegial y como les sucedió a decenas de colegas que años después nos convertimos en profesionales del periodismo deportivo, correr para comprar el último número de “El Gráfico” en la Casa de las Revistas”, al lado de la entrada del cine Variedades, era deleite y adicción.

Iniciando apenas la carrera universitaria en Ciencias de la Comunicación, entré a trabajar en deportes de La Nación al lado de otro maestro de la crónica deportiva: don Fernando Naranjo y bajo su guía hice mis primeras armas.

Con el tiempo, la crónica deportiva se nutrió de plumas exquisitas: Ricardo Quirós, quien murió muy joven; Roberto García, Reynaldo Carballo, Franklin Solís, Amado Hidalgo, Danilo Jiménez, Pedro Retana Cuendis, Luis Álvarez, Antonio Alfaro —y disculpas a otros que dejo en el tintero—, honraron esa especialidad periodística.

Hoy trabajan jóvenes talentos del periodismo deportivo, mutiladas sus habilidades de cronistas por la tecnología, el periodismo digital y los cierres de edición tempranos.

Todo este largo prólogo para manifestar que jamás he leído en una crónica deportiva algo como esto: “para este encuentro (Alajuelense-San Carlos), el técnico Arnáez varió de sistema y dejó de usar tres delanteros. Utilizó un 4-4-2 en procura de tener más orden y equilibrio.

Eso sí, el parado en el campo no fue lo único que cambió el estratega. Porfirio López estuvo en el lugar que merece: la banca”.

Al leer esto quedé horrorizado y estupefacto. ¡Cómo un cronista deportivo condena a un jugador, señalando que merece la banca!

Dejar en banca a un jugador, es resorte exclusivo del técnico del equipo. Solo él sabe y solo a él le corresponde decidir si uno de sus jugadores va a la reserva.

Esto no es función de un cronista y escribir que equis jugador merece la banca, es una absoluta falta de respeto al deportista .

Una buena crónica narra la cronología del evento. Su nombre lo dice. El cronista no está para dictar sentencias y menos, bajarle el piso en tono tan irrespetuoso a uno de los actores del evento.

[email protected]