Kyra de la Rosa: “Los verdaderos liberacionistas no perdonarán a Johnny”
“Siento una gran tristeza en el alma porque hubo personas, como esta servidora, que quisimos ayudar en la campaña, y no fuimos tomados en cuenta. Luego, me dijeron por ahí, que los voluntarios éramos un problema no sé por qué y al final, se da a conocer esa supuesta planilla de 700 personas”, indicó Kyra de la Rosa, subsecretaria del PLN. Esteban Monge/La República
Enviar

Subsecretaria del PLN lamenta triunfalismo y supuesta arrogancia en campaña

Kyra de la Rosa: “Los verdaderos liberacionistas no perdonarán a Johnny”

Pedirá expulsión de excandidato por diez años

Seis meses después de las elecciones nacionales, el PLN se reunirá este sábado para analizar la campaña política.
Sobre la mesa de discusión estará inevitablemente la renuncia de Johnny Araya a la contienda electoral.
“Fue la peor derrota de la historia de Liberación y no sé si la más vergonzosa también”, indica Kyra de la Rosa, subsecretaria de Liberación, quien considera que el excandidato debe ser expulsado del partido durante un periodo de al menos diez años.
La dirigente liberacionista considera que en la campaña hubo despilfarro, desprecio al voluntariado, triunfalismo y división y el responsable de ese supuesto desorden, “debe dar explicaciones”.
Asimismo, considera que los verdaderos liberacionistas no le perdonarán” a Johnny Araya lo que hizo.

¿Cuáles son sus expectativas sobre la Asamblea Nacional del PLN para este sábado?
Soy de las liberacionistas que piensan que somos un partido maduro y racional y por tanto, creo que es necesario que el PLN se renueve y cambie sus propuestas a la ciudadanía.

¿Fue la derrota electoral de 2014, el peor fracaso político del PLN en toda su historia?

201411060006480.n22.jpg
Sin duda alguna y no sé si la más vergonzosa también.
Recuerdo que al inicio de la campaña Luis Guillermo Solís luchaba contra el margen de error y vea ahora, es Presidente. Por otra parte, una no entiende cómo el candidato del PLN renuncie al cargo, siendo este un partido tan grande.
Como usted sabe, presenté ante el Tribunal de Ética una denuncia contra don Johnny Araya, que se conocerá ahí y por tanto, prefiero no emitir mayor criterio al respecto.

¿En la agenda del sábado se debatirán los asuntos de campaña y la renuncia de Araya?
Hay un informe sobre las finanzas de la campaña, además de otros temas relacionados con la contienda electoral.
Si alguien cuestiona a don Johnny, las autoridades del partido estamos en la obligación de dejar a ese dirigente expresar sus sentimientos.

¿Será una Asamblea conflictiva por todo lo que pasó en campaña?
Yo no quisiera que fuera así y no espero que se desarrolle de esta forma; sin embargo, es probable que algo de eso pase por las circunstancias que rodean en este momento a Liberación Nacional.
En ese sentido, debemos tener el ánimo dispuesto para que los compañeros que quieran expresar algo, tengan la oportunidad de hacerlo.

¿Es el momento ideal para discutir estos temas?
Creo que sí, porque después de seis meses esa discusión no se ha dado. Yo apuesto a que nuestro partido, nuestra dirigencia, manifestarán su molestia con respeto para los compañeros que estuvieron al frente de la campaña.

Desde la derrota del 6 de abril, don Johnny ha guardado silencio, ¿cree usted que el liberacionismo espera con ansias las explicaciones del candidato?
El comité ejecutivo recorrió el país para conocer la opinión de la dirigencia de todo el proceso electoral y de lo que ellos consideran se debe cambiar.
En esos encuentros escuchamos una y otra vez las mismas quejas y por ello es necesaria una explicación.

¿A qué quejas se refiere?
Se cometieron muchos errores en campaña, por ejemplo, el gasto en una planilla de más 700 personas para la contienda, lo cual nunca había sucedido en la historia de Liberación.
Por otra parte, hay denuncias de supuesto uso de carros de lujo, triunfalismo y rechazo de dirigencia que quiso participar y no fue tomada en cuenta.

¿En lo personal usted participó en campaña, fue voluntaria?
Siento una gran tristeza en el alma porque hubo personas, como esta servidora, que quisimos ayudar en la campaña, y pese a nuestra buena voluntad no fuimos tomados en cuenta. Luego, me dijeron por ahí, que los voluntarios éramos un problema no sé por qué y al final, se da a conocer esa supuesta planilla de 700 personas.
Yo soy una buena dirigente del PLN, con más de 40 años de militancia continua. Me duele en el alma haber sido relegada, recuerdo que en una ocasión le ofrecí mi ayuda a don Johnny y él me respondió, “hable con alguien”, pero nada más. Sentí mucha frustración y angustia.

¿Busca usted ajustar cuentas con Johnny Araya al pedir su expulsión por diez años del PLN?
No, esto no es un asunto personal de ninguna manera.
Para la segunda ronda, yo me incorporé a la campaña y trabajé por Liberación Nacional. Los que trabajamos para el 6 de abril somos verdaderos liberacionistas.

¿Diez años no es mucho tiempo?
Desde mi punto de vista, don Johnny violentó la Constitución Política, el Código Electoral, los estatutos de Liberación Nacional y lo acordado en el Congreso Daniel Oduber. Como mínimo, él debió comunicarlo a la Asamblea Nacional del PLN.
En mi casa, me enseñaron a llegar hasta el final en cualquier proyecto de vida, sin importar los obstáculos que vengan. Yo cumplí con mi conciencia al presentar la denuncia, pues fui herida como ser humano y como liberacionista. La eventual sanción que se dé le corresponde al Tribunal de Ética, yo propongo lo que pienso.

Don Johnny aún mantiene intereses políticos, ¿cree usted que él tenga alguna oportunidad en el futuro?
Los verdaderos liberacionistas convencidos no le perdonarán lo que hizo.
Viendo en retrospectiva el asunto, nos preguntamos, ¿qué hubiera hecho don Johnny si llega a la Presidencia y encuentra una situación complicada como la de Limón?, ¿renuncia y se va para la casa?

¿Estuvo el PLN unido en la campaña, con representación del figuerismo, el arismo y otros grupos?
No sé si la dirigencia se manifestó, pero sí es claro que las figuras principales de esas tendencias no estuvieron en campaña y tampoco fueron tomadas en cuenta sus representantes para la Asamblea Legislativa. Esas tendencias no tuvieron espacio.

-¿Hubo triunfalismo?
Totalmente. Probablemente, algunas personas solo estaban pensando en cuidar el puesto que les iban a dar y no en la competencia electoral.

Las crisis son una oportunidad para reinventarse, ¿es esta crisis que vive el PLN una buena oportunidad para renovarse?
Si nosotros queremos que este partido siga siendo el motor de desarrollo de Costa Rica, tenemos que adecuarnos a los nuevos tiempos.
Por ejemplo, creo que desde hace varias campañas el PLN dejó de tener contacto con su base.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios