Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



MAGAZINE


"Kung Fu Panda" regresa para reclamar la herencia de "Shrek"

Redacción La República [email protected] | Lunes 30 mayo, 2011



"Kung Fu Panda" regresa para reclamar la herencia de "Shrek"
En esta nueva edición la cinta promete más acción, más comedia y más corazón

El torpe y bonachón oso convertido en maestro de artes marciales en "Kung Fu Panda" regresó el viernes a los cines de Estados Unidos con una secuela que servirá de reválida para una saga de DreamWorks llamada a heredar el vacío dejado por "Shrek".
"Kung Fu Panda 2" vuelve a viajar a una China de cuento donde el oso panda Po (Jack Black), elevado a la categoría de guerrero dragón en la primera película, emprenderá una misión para salvar a su país de las perversas intenciones de un pavo real resentido (Gary Oldman) que amenaza con destruir todo lo que el plantígrado ama.
Una cinta que según dijo a Efe el español Alberto Corral, animador que ha trabajado en el filme, "tiene más acción, más comedia y más corazón" que la exitosa anterior entrega.
La historia confronta al héroe Po con su pasado y le hace cuestionarse su verdadera identidad, lo que añade un mayor componente emocional a la producción.
Junto al oso vuelven sus amigos, conocidos como los cinco furiosos, Tigress (Angelina Jolie), Monkey (Jackie Chan), Mantis (Seth Rogen), Viper (Lucy Liu) y Crane (David Cross), así como el mentor de Po, un oso panda rojo llamado Shifu (Dustin Hoffman), y aparecen personajes como el maestro Croc (Jean-Claude Van Damme).
En esta ocasión, los responsables del proyecto se desplazaron a China para inspirarse sobre el terreno para crear los nuevos diseños, algo que no ocurrió en la película original, y recibieron clases de introducción al kung fu para aportar mayor realismo a las secuencias de lucha.
La nueva "Kung Fu Panda" compagina el característico humor de DreamWorks con un mayor dramatismo que está acentuado por la paleta de color que se empleó en la cinta y tomó como punto de partida el concepto oriental del yin y el yang.

Los Angeles / EFE