Enviar
Kennedy regresa al Senado

Patriarca del clan político más célebre de Estadis Unidos fue operado de cáncer del cerebro

Washington
EFE

El senador demócrata Edward Kennedy regresó ayer al pleno del Senado de Estados Unidos, por primera vez desde que fue operado en junio pasado de un cáncer del cerebro y fue recibido con una prolongada ovación.
Las imágenes de televisión mostraron la llegada de Kennedy al Capitolio, donde fue recibido con abrazos por parte de sus colegas y miembros de su personal.
Kennedy, de 76 años, regresó a Washington de Massachusetts, donde se recuperaba de la operación a la que fue sometido en mayo pasado, tras la cual recibe quimioterapia y radiación.
Llegó justo a tiempo para emitir un voto clave para los demócratas, que intentaban impedir que los republicanos bloquearan un proyecto de ley de ayuda para los ancianos.
Kennedy, quien fue recibido con una calurosa ovación en el hemiciclo, estaba acompañado por su hijo Patrick, legislador demócrata por Rhode Island, y fue seguido por el senador y aspirante presidencial Barack Obama.
Los turistas, situados en el estrado para visitantes en compañía de otros miembros de la familia Kennedy, también se sumaron a los aplausos.
Su llegada fue providencial, ya que con su apoyo la oposición demócrata consiguió un total de 69 votos a favor de una ley que elimina un recorte del once por ciento en las cuotas que el Gobierno federal paga por los servicios médicos de ancianos y jubilados.
Este grupo demográfico recibe atención médica a través del popular programa de “Medicare”, que cuenta con 44 millones de beneficiarios.
La medida, que ya fue aprobada por la Cámara de Representantes, no tiene el respaldo del presidente George W. Bush, pero la Casa Blanca no ha emitido una reacción a la votación en el Senado que superó los 60 votos necesarios para anular un posible veto presidencial.
Solo 30 senadores votaron en contra, e incluso nueve republicanos que antes se oponían a la medida terminaron por apoyarla tras el voto de Kennedy.
Durante el voto a viva voz, Kennedy contestó al oír su nombre con una sonrisa y un simple “sí”, lo que le valió el aplauso prolongado tanto de demócratas como de sus adversarios republicanos.
El mes pasado, el Senado intentó infructuosamente desbloquear el proyecto al que se oponían los republicanos, y solo fue con el voto favorable de Kennedy que lograron su aprobación definitiva.
Kennedy, baluarte del ala liberal del Partido Demócrata, ha respaldado la ampliación de la cobertura médica a lo largo de su carrera política.
El senador fue sometido a la intervención quirúrgica por un tumor maligno en el cerebro el pasado 2 de junio, y su regreso al Senado no estaba previsto sino hasta finales del mes, según fuentes legislativas.


Ver comentarios