Kama Sutra de colores
El artista cubano Erik Ravelo ha exhibido la campaña Lana Sutra en escenarios como el Bienal de Venecia.Esteban Monge / La República
Enviar

ARTE

Kama Sutra de colores

Benetton exhibe en Costa Rica otra de sus exitosas campañas

Nuevamente la marca United Colors of Benetton se pone en la mirada del mundo con una campaña diferente, en esta ocasión nacida del arte e inspirada como es usual en el amor, la unión y la igualdad.
Lana Sutra es una creación del artista cubano Erik Ravelo, quien comenzó experimentando con esculturas hechas de yeso a las que llamó “accidente de amor”, pero al descubrir en otro de sus “experimentos” la lana, decidió envolver esos cuerpos en diversidad de colores, un estilo que se asemeja a Benetton.
Costa Rica es uno de los países privilegiados en exhibir dos de las 15 esculturas con posiciones sugerentes, inspiradas en el libro ancestral Kama Sutra. De hecho es el único país en Latinoamérica que las expondrá en la tienda de la firma ubicada en Multiplaza Escazú, durante todo noviembre.
“La unión de colores me gusta decir que es conceptualmente una unión donde puede convivir la diversidad, las diferencias entre personas ya sean políticas, de religión o raza. Me gusta pensar que Lana Sutra habla de eso, de poder enamorarme de quien yo quiera, es un llamado a la convivencia. El Kama Sutra es lo opuesto al odio; el momento de la cúspide de la relación humana es cuando dos personas se aman”, comentó el artista, quien habló con MAGAZINE.
En el proceso de creación usaron modelos reales, parejas en la vida real para lograr un trabajo más relajado.
Ravelo actualmente trabaja para Fabrica, que es el centro de investigación sobre la comunicación de Benetton, donde es responsable de las campañas.
Recientemente recibió el Gran Premio de Press en Cannes, gracias a la campaña “Unhate”, que causó controversia al mostrar a diversas personalidades de la política y la religión besándose, entre ellos el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el mandatario venezolano, Hugo Chávez.
“No tiene nada que ver con un beso gay, es un beso entre amigos o personas que son enemigas, era un llamado irónico en cierta medida. Es un seguimiento con la intensión de promover la cultura contra el odio”, dijo.

Melissa González
[email protected]

Ver comentarios