Kaká, el último “mortal” que ganó el Balón de Oro
Jugando para el Milán, Kaká fue considerado uno de los mejores jugadores del mundo. Shutterstock/La República
Enviar

201601112215080.nota1-recuadro.jpg
En 2007 Ricardo Iseczon dos Santos deslumbró al planeta entero, al conducir al Milán de Italia a su sétimo título de Champions League.
Forjó su carrera proveniente de la clase media en un país golpeado por la pobreza, y en el que los pobres juegan fútbol para salir de ella.
“Kaká” tenía tres comidas al día en su mesa y tacos de marca, un lujo para cualquier aspirante a futbolista en la nación de la samba.
Por una lesión en la vértebra causada por una caída desde un trampolín, pudo nunca haber sido futbolista, pero ayer, el jugador de 33 años del Orlando City de la MLS, fue el encargado de entregar el Balón de Oro a Lionel Messi en la gala celebrada en Zúrich, Suiza.
Entre Messi y Cristiano Ronaldo han dominado el mundo del fútbol desde 2008, cuando el argentino explotó y el portugués se consolidaba como estrella mundial.
Desde entonces, Ronaldo ganó el premio en 2008, 2013 y 2014, y la “Pulga”, además del conseguido ayer, obtuvo el reconocimiento en cuatro años consecutivos desde 2009 a 2012.
El último que ganó el premio antes del duopolio, fue precisamente el que ayer hizo el traspaso de poderes entre CR7 y Messi.
En la temporada 2006-2007, Kaká marcó 18 goles y dio 11 asistencias en 48 partidos, registros que distan mucho de lo que logran Messi y Cristiano en la actualidad.
Pero no era la excepción a la regla, en 2006 lo ganó el defensa italiano Fabio Cannavaro, de números discretos pero evaluado con otro rasero.
En 2005 Ronaldinho solo hizo 13 goles, aunque su designación como Balón de Oro no tuvo discusión.
Aun así, el debate era más abierto que en la actualidad.
Kaká tuvo tres buenos años en el Milán y su consolidación al conquistar una Champions, le dieron los méritos necesarios para superar a Cristiano Ronaldo y a Messi en una votación.
Hoy, viviendo el ocaso de su carrera en la MLS, designa a quien será su sucesor, curiosamente “parado en el podio” donde ayer se coronó Messi.
“Que Neymar alcance el primer puesto es cuestión de tiempo”, declaró el brasileño, en una entrevista con Fifa.com.
“No es tarea fácil forjar un Balón de Oro”, agregó, el último “mortal” en hacerse con tan privilegiado puesto en el mundo.


 

Ver comentarios