Enviar
Miércoles 28 Abril, 2010

Respuesta a Chisporroteos
Juzgar civilizadamente

Cuando voy solo en automóvil y es hora del programa con el humilde nombre “Así es la Cosa”, lo escucho porque cuando hablan de literatura o cine la conversación es entretenida. El pasado viernes 23 de abril don Alberto Cañas hizo comentarios que me afectan, y pensé dejarlos pasar y que se los llevara el viento. Pero el 24 de abril de 2010 el Sr. Cañas los reproduce en Chisporroteos en La República y mejor lo ilustro para que no siga hablando de cómo eran las cosas hace 44 años. No, don Alberto, desde varias décadas las campañas para la OEA requieren que el candidato viaje a todos o la mayoría de los 34 estados miembros, en algunos casos varias veces, y se entreviste con presidentes, jefes de gobierno y cancilleres. Requiere que prepare un detallado programa de acción y lo presente y discuta en esas reuniones. Confirmar eso debería ser muy fácil para don Alberto.
Pero coincido con él que eso no es lo importante. Lo importante no es el uso de dinero, que es un tema que he tocado solo porque me preguntan específicamente sobre él. Lo importante es si se ha cometido un delito especificado por la ley y que en un juicio se pruebe. Y para ello se requiere un debido proceso, ante el juez natural, respetando las normas constitucionales y las sustantivas y procesales del derecho penal, los derechos humanos y las reglas de una sana crítica. Todas esas normas son parte integral de un juicio justo y no se pueden dejar unas y eliminar otras, a conveniencia o capricho de cada quien. Eso sería justicia a lo Pancho Villa, tan añeja como arbitraria. No es echando chispas y prejuzgando según las propias pasiones como se juzgan civilizadamente los casos.

Miguel Angel Rodríguez E.
Ex presidente de la República
Ex secretario general de la OEA