Enviar

¿Por qué un sistema tributario progresivo?
Parte II

En el caso de Costa Rica, según datos antes de la crisis y por tanto no distorsionados por la misma, los impuestos sobre bienes y servicios rondan un 70% de los ingresos, mientras que las recaudaciones por impuestos directos que dependen del nivel del ingreso han rondado poco más de un 25%, lo que claramente define la estructura tributaria costarricense como regresiva.
Ahora bien, ¿es posible transformar lo anterior sin grandes cambios legales, hacia una estructura progresiva? Por supuesto que sí se puede. Es posible tener un sistema tributario donde la mayoría de sus ingresos dependan de impuesto al IVA, combinado con una estructura de gasto del Estado que se dirija en su mayoría a los sectores más pobres.
No obstante, esto posee básicamente dos problemas. Por un lado, el financiamiento de las actividades del Estado sigue sin estar en función del nivel de ingreso y por tanto recae sobre los grupos de menores ingresos; y segundo, ¿qué sucede si en el tiempo no se da esa redistribución del ingreso por medio de los gastos del Gobierno? Eso significa que la progresividad se puede perder si por alguna razón hay cambios en la estructura de gastos. Por eso es necesario que el sistema tributario sea progresivo per se, y no por la buena voluntad de los políticos de turno.
Entonces la pregunta que surge inmediatamente es ¿por qué los proyectos que se vienen proponiendo en Costa Rica buscan elevar los impuestos al consumo? Básicamente porque este tipo de impuestos son fáciles de recaudar, ya que es sencillo acceder a su información e igualmente fácil ejercer el control tributario para lograr las recaudaciones.
Y entonces ¿qué se puede hacer? Actualmente no hay mucho que hacer. Es muy clara la situación fiscal del país y la urgencia de generar ingresos para reducir el déficit y no caer en una situación insostenible. Igualmente es difícil realizar reducciones significativas en los gastos sin afectar a sectores importantes de la población. Por tanto, se debe incrementar la carga tributaria, pero no se puede dejar de lado que se debe trabajar en implementar cambios para transformar el sistema tributario en uno progresivo.

Economista
Investigador del Programa de Estudios Fiscales, UNA
Ver comentarios