Enviar
Seis fracciones legislativas negocian aumento de ¢1,5 millones para sus bolsillos por mes
Jugoso aumento quieren 45 diputados
Solamente Acción Ciudadana y el Frente Amplio se oponen al incremento

En las dos semanas que llevan en su puesto aún no han aprobado ningún proyecto de ley, ya que desde que entraron trabajan de forma tesonera en aprobar una iniciativa que les recetaría un jugoso aumento salarial.
Desde hace bastante tiempo no se observaba en el Congreso la formación de un bloque tan sólido de legisladores en pro de un tema, incluso ni con el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta), cuya coalición logró a duras penas rejuntar 38 votos.
Los legisladores pretenden recetarse un alza del 60% en su salario, y pasar de ganar ¢2,5 millones a ¢4 millones.
Este aumento salarial representaría un egreso de unos ¢85 millones al mes que deben ser sufragados por el presupuesto nacional y para lo cual no hay un incremento en la recaudación de impuestos o de la economía que provea los fondos para hacerle frente. A pesar de ser concientes de ello, el plan de alza ocupa un lugar preferencial en la agenda de los legisladores.
Anualmente este incremento significaría un peso de más de ¢1.105 millones anuales, en momentos en que el país atraviesa por un déficit del 5% del Producto Interno Bruto (PIB).
Ayer a la hora de cierre de esta edición los diputados le despejaban el camino a este proyecto, primero dispensándolo de todo trámite, es decir que no sea visto en una comisión, y segundo aplicándole la vía rápida mediante el artículo 208 bis del Reglamento Legislativo, el cual reduce el tiempo para que los diputados se refieran al proyecto y le establece una fecha límite de votación.
Esta intención resulta paradójica, tomando en cuenta que mientras en países desarrollados la política para enfrentar la crisis económica es disminuir el gasto público, aquí los legisladores promueven más bien un aumento de su sueldo.
Por ejemplo, en España recientemente el presidente José Luis Rodríguez redujo en un 15% el salario de los altos jerarcas —incluso el suyo propio— y en un 5% el del resto de la planilla estatal.
De igual modo ayer el Gobierno británico presidido por David Cameron ordenó una disminución del salario de todos los ministros en un 5%.

Carlos J. Mora
[email protected]
Ver comentarios