Enviar
Juez amenaza con detener a Alejandro Sanz


Un juez estadounidense amenazó ayer con ordenar ayer la detención del cantante Alejandro Sanz si no testifica en el juicio por supuesta extorsión de dos de sus ex empleados, mientras que la Fiscalía Estatal intenta que el proceso se celebre a puerta cerrada.
El magistrado Israel Reyes, dejó muy claro, tres días antes de que comience el juicio, que no tolerará más excusas relacionadas con el artista español, quien por ley debe comparecer ante el tribunal de Miami que lleva el caso.
“Si se le entregó la citación adecuadamente y no comparece, el próximo paso que daré es emitir una orden formal por escrito y enviaré alguaciles para que lo arresten y comparezca ante la corte como debe hacerlo”, dijo Reyes en una vista judicial de más de tres horas.
Los fiscales Michael Von Zamft y Alicia García dijeron de nuevo que Sanz se encuentra fuera de Estados Unidos y que su residencia está en España.
Sanz planea participar mañana en un macroconcierto en Buenos Aires, junto a Shakira, Calle 13, Fito Páez, Paulina Rubio y otros artistas, a beneficio de la Fundación América Latina en Acción Solidaria (ALAS) para luchar contra la pobreza infantil.
El juez recordó que cuando asumió el caso dijo que daría a Sanz el mismo trato que recibe “todo el mundo, no me importa quién sea. En esta corte la víctima va a comparecer cuando sea citada adecuadamente”.
El juicio a Carlos González, cubanoamericano, y su esposa, Sylvia Helena Alzate, de origen colombiano, está previsto que comience el lunes con la selección del jurado.
Lonnie Richarson, abogado defensor, declaró a periodistas en uno de los descansos que los fiscales tenían algunos problemas y uno de ellos era que “aparentemente” Sanz va a estar disponible para el juicio solamente el 20 de mayo.
La pareja, que trabajó para el cantante en su residencia de Miami Beach, afronta un cargo de extorsión por supuestamente exigir $500 mil para no divulgar asuntos personales del artista.
Pero ayer los fiscales presentaron dos cargos más, robo en mayor cuantía en primer grado y ofensas contra usuarios de ordenadores.
En 2007, las autoridades desestimaron el cargo de robo en mayor cuantía.

Miami
EFE
Ver comentarios