Enviar

Es tiempo de emitir deuda en el exterior

Una nueva emisión de deuda externa le daría al país, ante el resto de las economías, una cara de lugar seguro para invertir


Dado la baja de tasas de interés actual, la crisis que existe en Europa y lo que llamamos países periféricos, Costa Rica está en medio de un momento clave para que el Gobierno salga al mercado a captar a bajo costo esos capitales que están en búsqueda de inversiones refugio, esto ayudaría a bajar la presión sobre las tasas internas y el Estado se podría endeudar a tasas sumamente bajas.
Una emisión de deuda externa tica conlleva además el valor agregado que de salir en el corto plazo con una emisión se cubre la expectativa de una posible alza en las tasas internacionales y colocaría al país — entendiendo que sería una emisión a no menos de 12 años— en una posición relativamente cómoda en cuanto a balancear sus finanzas cuando las tasas comiencen a trepar escaños.
Existen detractores de la idea, quienes la consideran poco práctica porque es muy difícil de evitar que sean los mismos costarricenses los que vayan a comprar esa deuda, ya que el mercado local aprecia mucho las emisiones de su gobierno y ante la falta de papel en el mercado es muy probable que una gran parte sea adquirida por inversionistas o entidades locales.
Pero lo que está claro es que la emisión debería estructurarse con la limitación en operaciones grandes, no menores de $100 mil y con ello se evitaría mucho de lo anterior.
Y es que la colocación de una nueva emisión de deuda externa beneficia al país como destino de inversiones. Estoy seguro de que se colocaría muy rápido y le daría al país, ante el resto de las economías, una cara de lugar seguro para invertir. Esto ayuda muchísimo, ya que cuando un tradet en Tokio compre un bono costarricense y haga un poco de estudio de qué país es, dónde está, etcétera y esta información le llegue al cliente final esto generará un efecto multiplicador, pues logra que nos conozcan más inversionistas y que nos coloquen en su radar de puerto seguro para sus fondos.
Hay que recordar que un comprador de bonos también es un accionista en una empresa, es un manejador de fondos de inversión, es un buscador de oportunidades de inversión, si no recuerden cómo comenzó Red Bull y hoy están invirtiendo hasta en Formula Uno.
En estos momentos, las circunstancias están dadas para que Hacienda pueda embarcarse en ese rumbo y no tengamos que competir mucho, quizás el próximo año sea diferente, pero en estos momentos la salida no nos costaría.
Lo atractivo ya lo tenemos y no es la tasa, es la seguridad de pago relativa que puede esperar el inversionista, si nos comparamos incluso con países de la región como Nicaragua, El Salvador o más lejos Venezuela, Ecuador, Argentina, Portugal, y la misma España que si tienen que pagar un precio muy alto para colocar sus papeles en estos momentos.
Es solo cuestión de dar el paso.


Juan Manuel Tirado
Consultor Internacional
[email protected]
Ver comentarios