Enviar
Proyecto surge como alternativa para tratar de disminuir el desempleo y la pobreza
Jóvenes son impulsados para crear empresas
Projovem es una nueva iniciativa que brindará a los estudiantes capacitación empresarial

Aunque se encuentra finalizando sus estudios de secundaria, Kimberly Campos, de 19 años, no se visualiza como una empleada más, sino como una exitosa empresaria.
Ella, junto con tres compañeras, desarrolla un plan para construir la soda del Liceo Sinaí en Pérez Zeledón, donde cursa el undécimo año.
Tanto Campos como sus “amigas y colegas” forman parte de un grupo de 25 muchachos que participan en el programa para jóvenes con visión empresarial, denominado Projovem.
Este proyecto está dirigido a personas entre 18 y 35 años, que hayan emprendido o estén por emprender una iniciativa productiva.
Es coordinado por el Ministerio de Trabajo, la Universidad Estatal a Distancia (UNED), el Consejo de la Persona Joven y las cooperativas.
Durante la formación que tarda un año, los jóvenes son capacitados en principios de administración, planificación estratégica, estudios de mercado, exportaciones, contabilidad, finanzas y trámites legales.
Consta de 12 módulos de cuatro semanas cada uno. Actualmente 680 jóvenes de diferentes comunidades del país están inscritos, de los cuales 50 ya iniciaron los cursos.
Entre ellos se encuentra Ileana Bermúdez, quien con 23 años, trabaja por la creación de un gimnasio en el Barrio Villa Ligia, en San Isidro de El General, Pérez Zeledón.
En esa comunidad desde hace años viene dándose un desarrollo comercial fuerte. No obstante, se requiere una zona para el deporte.
“Aquí hay clínica, farmacias, supermercados, pero no contamos con un gimnasio que nos permita la recreación. De ahí surgió la idea. Ahorita estamos en el desarrollo de los objetivos, de la misión y la visión”, explicó Bermúdez.
Otro caso es el de Fabián Acevedo, quien actualmente estudia en el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) y asegura tener muchas expectativas, pues confía en que va a obtener mayores opciones laborales y hasta la posibilidad de formar su propia empresa en Puntarenas.
“Estoy iniciando y aún no tengo definido el proyecto que voy a desarrollar, pero este programa me permite tener una visión diferente”, indicó al respecto Acevedo.
Al igual que Fabián otros 25 jóvenes iniciaron el programa en esa provincia, quienes ven en Projovem una propuesta real para convertirse en empresarios.
Y es que el programa está dirigido a personas que al finalizarlo tendrán la oportunidad para formar su propia empresa o fortalecer alguna iniciativa existente.
Lo que se pretende es que los jóvenes, los cuales son un 32,5% de la población nacional, empiecen a visualizarse como empresarios y no como empleados.
“Tenemos una educación de una E para ser empleados, no la vamos a desechar, por el contrario, tenemos que fortalecerla, ampliarla, profundizarla, generalizarla en otra E para ser empresarios”, dijo Francisco Morales, ministro de Trabajo.
A su juicio, en Costa Rica ha faltado promover la cultura empresarial de forma más decidida, para cambiar la mentalidad actual.
“Nuestro país necesita buenos empleados hasta con varios idiomas”, aseguró Morales.
El programa surgió como una alternativa para disminuir los índices de pobreza, reducir el desempleo e incidir en la inserción empresarial de quienes se están en mayor desventaja.
Asimismo, pretende reinsertar a los jóvenes a la educación formal y fomentar el desarrollo de empresas socio-laborales.
Alrededor de 400 mil jóvenes en esas edades trabajan en forma precaria o en el sector informal y unos 360 mil no estudian ni trabajan.
“Es muy satisfactorio saber que muy pronto habrá empresas de la más diversa índole, con lo que se estarán solventando opciones de empleabilidad, precisamente entre la gente más joven, que ha enfrentado con más dureza los índices de desocupación en los últimos tiempos”, explicó por su parte Karina Bolaños, viceministra de Juventud.
Actualmente, el programa se desarrolla en comunidades de Pérez Zeledón y de Puntarenas, sin embargo, se espera que al finalizar 2009, existan al menos diez grupos en distintas zonas del país.
“Este proyecto se empezó a gestar desde hace dos años con la participación de varias empresas y hoy es una realidad. Se decidió iniciar en Pérez Zeledón debido a la alta inmigración de los jóvenes de esa zona hacia Estados Unidos”, dijo Miguel Gutiérrez, director de la Escuela de Ciencias de la Administración (ECA) de la UNED.
La gran ventaja es que una vez concluidos los módulos, los egresados recibirán soporte para fortalecer la empresa, asistencia técnica y financiamiento, pues se cuenta con el respaldo del Banco Popular.
Este ente bancario pretende otorgar financiamiento a las ideas de negocios de jóvenes a través del programa de Fondos Especiales, conformado desde 2005, a partir de las utilidades del Banco y que tiene como objetivo ofrecer soluciones financieras más flexibles a sectores sociales, como el de los jóvenes que no son sujetos de crédito en la banca tradicional.
“Los jóvenes figuran como uno de los sectores prioritarios de atención en el Banco Popular. Prueba de ello es que hemos suscrito convenios con la Universidad de Costa Rica, la Universidad Nacional, el Instituto Tecnológico y el Ministerio de Educación para ofrecer capacitación y apoyo financiero a los emprendimientos de esta población”, dijo Omar Sánchez, director de Banca de Desarrollo del Banco Popular.


Yessenia Garita
[email protected]
Ver comentarios