Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Jóvenes de países emergentes estudian en Suiza

Redacción La República [email protected] | Sábado 30 octubre, 2010



Jóvenes de países emergentes estudian en Suiza

La educación suiza de Nitasha Silesh, originaria de la India, le está costando a su padre casi el doble de lo que pagaron presidentes, primeros ministros y herederos al trono británico.
Silesh comenzó el mes pasado en la Leysin American School de los Alpes suizos al noreste de Ginebra. Su enseñanza cuesta 69.500 francos ($71.769). En Eton College, donde se educaron el príncipe William, futuro rey de Inglaterra, y el primer ministro David Cameron, los estudiantes pagan 29.862 libras ($46.969) al año. En la Phillips Academy de Andover, Massachusetts, donde ambos presidentes Bush obtuvieron sus diplomas de secundaria, la enseñanza anual cuesta unos $41.300.
Los internados suizos son los más caros del mundo, con costos anuales de hasta 120 mil francos por alumno, dijo Christophe Clivaz, fundador de Swiss Learning, con sede en Ginebra. En Leysin, adolescentes provenientes de más de 60 países estudian, se conectan, practican esquí y “snowboard”. El centro turístico local está abierto a los estudiantes todos los martes y jueves durante la temporada invernal.
“Papá dijo que es mucho dinero pero que no me concentrara solamente en los estudios”, dijo Nitasha, de 15 años. “Quiere que viaje y realice todas las actividades posibles”.
Entre los egresados de Leysin figuran hijos de los Rockefeller, los Vanderbilt y las familias reales de países como Arabia Saudita. El candidato presidencial demócrata estadounidense John Kerry y el máximo responsable ejecutivo de Swatch Group AG, Nick Hayek, estudiaron en el Institut Montana Zugerberg en Zug, situado al sur de Zúrich, a unos 30 minutos en auto. Kerry se recibió en 1962 en la St. Paul’s School en Concord, Nuevo Hampshire, y luego fue a Yale University. La mayoría de las escuelas suizas mantienen en secreto las identidades de sus alumnos.
Según Silesh, su padre quería educarse en Suiza pero no pudo. Envió allí a su hija única cuando su empresa textil fue lo suficientemente rentable.
Gracias a que el número de millonarios de la región Asia- Pacífico igualó por primera vez el de Europa en 2009, son más los padres que tienen dinero para enviar a sus hijos a estudiar al exterior. Los productos internos brutos de países de mercados emergentes como China, India, Rusia y Brasil podrían equiparar los correspondientes a las economías más avanzadas del mundo, excluyendo a Estados Unidos, dentro de cinco años, según cálculos del Fondo Monetario Internacional.
Las solicitudes provenientes de Brasil recibidas por 12 internados suizos para estudiantes internacionales aumentaron un 20% este año, y el aumento fue de 10% en el caso de China y más del 9% en el de Rusia, según Swiss Learning.
Además de álgebra, biología e historia, Leysin publicita balsismo, navegación, escalada en roca y expediciones de noche como actividades al aire libre que se suman a los deportes invernales. Entre los viajes al exterior organizados por la escuela figuran destinos como Venecia, París y Estambul, con opciones por un costo adicional a Tanzania, Nepal y Egipto.
Cada clase en los internados suizos tiene un promedio de una docena de estudiantes. Los cursos se dictan principalmente en inglés y francés y los diplomas que se otorgan son internacionales.

Ginebra