Jeeps de EE.UU. reactivan a navieras
Cada vez que se maximiza la utilización de un buque en un esquema de comercio, aumenta la rentabilidad. Bloomberg/La República
Enviar

Jeeps de EE.UU. reactivan a navieras

 Los sauditas que conducen pickups F-150 y los chinos que quieren tener los SUV Jeep hacen que más automóviles llenen las bodegas de los buques que salen de los puertos estadounidenses, acrecentando los ingresos de empresas de transporte marítimo como Wilh. Wilhelmsen ASA.
Estados Unidos exportó un récord de 1,8 millón de autos y camiones livianos el año pasado, y los envíos crecieron otro 8,9% en los primeros diez meses de 2013, muestran los datos del Departamento de Comercio.


Como Estados Unidos importa aproximadamente el doble de autos de los que envía al exterior, el aumento de las exportaciones contribuye a que compañías como Wilhelmsen llenen sus cargueros en el viaje de vuelta.
Las automotrices estadounidenses están multiplicando sus ventas en el extranjero en tanto la industria se recupera de la peor caída desde la Gran Depresión y luego de los rescates del gobierno para General Motors Co. y Chrysler Group LLC. Ford Motor Co. dijo este mes que venderá Mustangs en 110 países, más que nunca en los 50 años de historia del auto. Fabricantes extranjeros como Bayerische Motoren Werke AG también están aumentando sus exportaciones desde plantas estadounidenses.
“Es otra señal de que la industria automotriz estadounidense salió de la etapa de apagar incendios”, señaló Jeff Schuster, vicepresidente sénior de pronósticos de LMC Automotive, firma de investigación de Troy, Michigan. “Hay una oportunidad y expectativas de que la industria del transporte marítimo tenga más actividad desde esa región”.
Las tarifas promedio para los buques capaces de transportar un máximo de 6.500 autos aumentarán 4,1% a $25.500 por día el año que viene, el precio más alto desde 2008, según RS Platou Markets AS. La utilización llegará al nivel más alto en seis años de 87% en tanto la demanda crece 3,6% y la flota se expande 2,7%, calcula el banco de inversión de Oslo.
Los autos de fabricación estadounidense para los mercados mundiales suelen ser transportados por camión o tren hasta un puerto como Baltimore, el mayor punto de tránsito de vehículos, donde se los envuelve para protegerlos de la sal marina y se los carga en los buques.
Esas cargas contribuyen a aumentar las utilidades de los barcos que acaban de llevar a Estados Unidos autos procedentes de países como Japón, el mayor exportador. Las exportaciones estadounidenses representan alrededor del 4% del comercio mundial, según Clarkson Plc, el mayor agente marítimo.

Bloomberg


Ver comentarios