Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



GLOBAL


Japón en vilo por problemas en plantas nucleares

Redacción La República [email protected] | Lunes 14 marzo, 2011



Japón en vilo por problemas en plantas nucleares
Cifra de víctimas por evento sísmico y tsunami ascendió a cerca de 1.600 personas.

Una planta nuclear en Tokai, en la provincia de Ibaraki (norte de Tokio), sufrió ayer problemas en su sistema de refrigeración a consecuencia del terremoto del pasado viernes, según informó la agencia local Kyodo.
Se trata de la tercera central japonesa, junto a las de Fukushima y Onagawa, que registra algún tipo de incidente tras el fuerte seísmo del viernes, que alcanzó una magnitud de 9 grados en la escala Richter y devastó con un tsunami la costa nororiental de Japón.
Según fuentes de las autoridades de Ibaraki citadas por Kyodo, uno de los dos sistemas de refrigeración de la planta número 2 de Tokai se paralizó aunque el otro funciona con normalidad, por lo que no se prevén problemas para el reactor nuclear.
La planta operadora es Japan Atomic Power, que consideró posible evitar el sobrecalentamiento del reactor mediante ese segundo sistema de refrigeración.
El terremoto del este 11 de marzo provocó la paralización automática de once de las 51 centrales nucleares que hay en Japón.
En una de ellas, en Fukushima, el nivel de radiactividad se elevó por encima del permitido, entre el temor a una fusión del núcleo en alguno de los reactores de la central 1 por causa de un bloqueo en su sistema de refrigeración.
El Gobierno nipón dijo que los esfuerzos se centran en rebajar la temperatura de dos de los seis reactores de agua en ebullición de la central, el 1 y 3.
El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en Viena informó ayer de que las autoridades japonesas declararon el estado de emergencia nuclear para otra planta atómica, en Onagawa, debido a su elevado nivel de radiactividad.
Japón comunicó al OIEA que la operadora de la central nuclear de Onagawa, Tohoku Electric Power Company, ha fijado el nivel de alerta de esa central en uno, el más bajo de una escala de siete.
Las autoridades niponas dijeron al organismo de la ONU que “los tres reactores en la planta nuclear de Onagawa están bajo control”.
Por otra parte, las autoridades de Japón elevaron ayer a casi 1.600 los muertos por el terremoto y posterior tsunami del viernes, mientras se sigue sin localizar a más de 10.000 personas atrapadas bajo los escombros o mar adentro por la ola gigante.
En las últimas horas, un total de 643 muertes fueron confirmadas en la provincia de Miyagi, la más devastada por el seísmo en el noreste del país, con lo que el total se sitúa ahora en 1.596 víctimas mortales, según la televisión NHK.
Localidades costeras como Minami-Sanriku han visto prácticamente todos sus edificios destruidos.
En otros núcleos urbanos, como la ciudad de Sendai, continúan apareciendo cuerpos sin vida en las playas y la labor de los equipos de rescate se ve dificultada por las constantes réplicas y la magnitud de la devastación causada el terremoto de 9 grados de magnitud en la escala abierta Richter.
Las autoridades locales también buscan a más de mil vecinos de los que no se tiene noticias desde el viernes en la provincia de Fukushima, donde existe peligro de contaminación radiactiva por una posible fuga en una central nuclear a causa de una explosión.
Casi 600.000 habitantes han sido evacuados, 100.000 militares y socorristas de 70 países trabajan para llevar ayuda a las víctimas y el primer ministro nipón, Naoto Kan, calificó el desastre como el peor para Japón desde la II Guerra Mundial.
Kan anunció ayer que el Gobierno autorizará a dos compañías eléctricas a efectuar a partir de esta semana cortes rotatorios de luz para garantizar el suministro en las áreas afectadas.
Esas interrupciones del servicio paralizarán a parte de la economía, sobre todo la industria automovilística, el motor de la economía japonesa, la tercera del mundo.
La Agencia Meteorológica de Japón indicó que hay un 70 por ciento de posibilidades de que en los próximos tres días ocurran réplicas de hasta 7 grados, y varias embajadas recomendaron a sus ciudadanos no viajar al país.

Tokio/ EFE