Logo La República

Viernes, 21 de enero de 2022



NOTA DE TANO


Jafet puso al Herediano donde lo merece

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Jueves 23 diciembre, 2021

Jafet Soto: nada de segundón

Los cuatro grandes del fútbol costarricense son Saprissa, Alajuelense, Herediano y Cartaginés. Esto dicta la historia, la tradición, la costumbre.

A pesar de la falta de títulos del equipo de la Vieja Metrópoli, los historiadores, estadígrafos y periodistas deportivos no se atreven a descalificar a los brumosos y otorgarle el título de grande a otro club. Pérez Zeledón y San Carlos han sido campeones y el Santos sobrepasa al Cartaginés en logros nacionales e internacionales, pero no escuchamos decir con certeza que los cuatro grandes son Saprissa, Alajuelense, Herediano y Santos.

Cuando Saprissa ascendió a la primera división, sus enfrentamientos con el Alajuelense fueron calificados como clásicos. Nace así el clásico del fútbol nacional.

¿Por qué Saprissa contra Alajuelense es catalogado como clásico, pero no lleva ese calificativo Saprissa ante Herediano?

Puede ser asunto de momento o de número de aficionados. Es un hecho que las aficiones de Saprissa y la Liga son las más numerosas del país y la del Team es la tercera y algo lejana de las otras dos.

Lea más: "Herediano es un grande definitivamente aunque nos quieran minimizar": Esteban Alvarado

Con el paso de los años, morados y manudos acapararon los honores de nuestro fútbol, fueron base de la Selección Nacional y el Herediano fue relegado a un segundo término.

Cuando la dirigencia del Herediano le da a Jafeth Soto el poder suficiente para que desde la gerencia del Team, ejecute las decisiones que coloquen al equipo en la posición que merece, no como “segundón”, sino como un grande exactamente igual o mejor que el Monstruo y el León, se inicia la exitosa transformación del club de la ciudad de las flores, que desde la temporada 2012 lo convierte en el equipo con más títulos de campeón nacional (8) y que lo tienen con 29 coronas, solo una por abajo del Alajuelense.

Con un verbo encendido, rostro desafiante, lealtad a su bandera y sin ningún cálculo a la hora de lanzar los dardos, Jafeth Soto se lanzó con todo, contra todos y se convirtió en el rey del debate y la polémica.

Lea más: "Dicen que tenemos un gallinero y sí, con esos huevos ganamos tantos títulos": Orlando Moreira

Su meta prioritaria era solo una: que Herediano fuera respetado como uno de los grandes y no que continuara bajo el zapato de morados y manudos.

Polemizó con dirigentes, árbitros y prensa deportiva. Se echó al Herediano sobre su espalda y se lanzó al combate, afilado, hiriente, agresivo, caliente, sin medir las consecuencias de sus actos.

En Heredia lo aman, lo idolatran, de nuevo campeón. Lo demás…qué importa.

gpandolfo@larepublica.net


NOTAS ANTERIORES








© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.