Enviar
Italia superó a España
Aquilani marcó a siete minutos del final el tanto que le dio la victoria a la azzurri

Un gol a siete minutos del final de Alberto Aquilani, con la fortuna en un disparo que desvió Raúl Albiol, decantó para Italia un duelo con poco de amistoso entre los dos últimos campeones del mundo (2-1), en el que España no estuvo a la altura, lastrada en defensa, víctima de numerosas lesiones.
Dos futbolistas de la vieja escuela, Andrea Pirlo y Antonio Cassano, marcaron la pauta en pleno relevo generacional de la ‘azzurra’. La alta intensidad con la que comenzaron el partido sorprendió a España. Asfixiada en la presión. Estudiada al detalle.
Con el control, jugando la pelota y buscando espacios, Italia desarboló a España. Encontró una autopista a la espalda de Iraola y se destapó el lateral Criscito. Un zurdazo potente lo estrelló en el palo y un preciso pase dejó solo a los once minutos a Montolivo ante Casillas. Con calidad picó el balón a la red.
España no encontraba el balón, le faltaba velocidad, intensidad y orden. Para colmo de males Fernando Torres sufría una conmoción cerebral y pedía el cambio. Tenía que aparecer Andrés Iniesta. Con los minutos lo intentó. A los 18 por fin intervino Buffon con un disparo centrado de Silva, el mejor español.
Las limitaciones defensivas marcaban a España. Si adelantaba líneas sufría. Solo había cinco defensas citados, fueron cuatro por lesión de Monreal. Obligó a Piqué a arriesgar. Llegaba con molestias musculares y aguantó 45 minutos.
Instantes después España encontraba un premio excesivo a sus méritos. Fernando Llorente fue empujado cuando iba a rematar un centro desde el costado izquierdo y el árbitro no lo dudó. El penal lo transformó Xabi Alonso para el 1-1.
En el complemento apareció Villa con su hambre de gol habitual. Lo intentó desde 30 metros al ver adelantado a Buffon y chutó siempre que pudo. Incrementó la sensación de peligro. Italia no había bajado los brazos. Cassano se despidió con un disparo que salvó Valdés.
La mejoría de España la pudo plasmar en el marcador pero Llorente falló lo que un delantero no puede perdonar.
Valdés respondió ante una falta colocada de Pirlo pero nada pudo hacer cuando la fortuna se alió con Aquilani. Su disparo golpeó en Raúl Albiol y cambió su trayectoria. Era el triunfo de Italia.

Bari, Italia/EFE
Ver comentarios