Italia busca nuevo rumbo con Monti
Enviar
Italia busca nuevo rumbo con Monti

El excomisario europeo Mario Monti, encargado de formar el próximo Gobierno italiano, comenzó ayer la ronda de contactos oficiales con los grupos políticos para la constitución del nuevo Ejecutivo, que puede recibir la aprobación del Parlamento ya antes del próximo viernes.
Las finanzas italianas pasaron además este lunes por la primera prueba de fuego en los mercados después de que ayer Monti recibiera el encargo de formar un nuevo gabinete como primer ministro en sustitución de Silvio Berlusconi, quien dimitió el sábado tras aprobarse las primeras reformas económicas exigidas por Bruselas.

El cambio en el Ejecutivo de Italia tuvo, de hecho, su efecto positivo en la apertura de la Bolsa de Milán y en el mercado secundario de deuda, pero esto terminó diluyéndose horas después, al colocar el Tesoro italiano bonos a cinco años con un interés récord en la subasta de deuda celebrada a media mañana de este lunes.
Monti inició ayer sus consultas con los grupos parlamentarios minoritarios, para pasar hoy a reunirse con los agentes sociales y las dos grandes formaciones políticas, el hasta ahora opositor Partido Demócrata y el Pueblo de la Libertad de Berlusconi.
La idea, según explicó el presidente de la Cámara de los Diputados, Gianfranco Fini, es que el nuevo Ejecutivo quede constituido antes del próximo viernes, dentro del proceso acelerado de cambio de gobierno abierto en Italia para ofrecer certidumbre a los mercados y evitar el empeoramiento de las finanzas de un país con una deuda pública del 120% del PIB.
Este lunes se conocieron además algunos detalles del proyecto que Monti tiene en mente para el nuevo Gobierno, gracias a las comparecencias que los representantes de los grupos mantuvieron ante los periodistas inmediatamente tras reunirse con el excomisario europeo en Roma.
Así, el secretario de la Alianza de Centro, Francesco Pionati, aseguró que Monti le ha explicado que su intención es agotar la legislatura en 2013.
Por su parte, Roberto Antonione, de los Liberales para Italia (el grupo parlamentario surgido de los diputados rebeldes que precipitaron la caída de Berlusconi), explicó que Monti no pretende formar solo un Gobierno tecnócrata, sino un gabinete en el que estén representadas las fuerzas políticas mayoritarias.
Estos son puntos delicados, pues el partido de Berlusconi, dispuesto a tener una actitud constructiva, pero sin ofrecer un apoyo a ciegas, se opone a que haya presencia de políticos en el nuevo Ejecutivo y apuesta por la celebración de comicios una vez que se aprueben las reformas comprometidas ante los socios comunitarios.
La Liga Norte, hasta ahora socia de Gobierno de Berlusconi, anunció ayer en un comunicado tras mantener un contacto telefónico con Monti que votarán “no” en el Parlamento al eventual Ejecutivo del excomisario europeo, aunque valorarán caso por caso su posición en las votaciones sobre las reformas que este acometiere.
El partido de Umberto Bossi anunció además su intención de reabrir el próximo 4 de diciembre su parlamento particular, el de la Padania, una creación propia no reconocida por el Estado italiano.
Mientras, los dos principales periódicos de Italia, el milanés Corriere della Sera y el romano La Repubblica, especulan ya con la lista de ministrables para el próximo Gobierno, coincidiendo en los nombres de los principales candidatos a titulares de Interior, Ana Maria Cancellieri, y de Exteriores, el socialista Giuliano Amato (ex primer ministro).
En cuanto a la cartera de Economía, ambos rotativos sitúan como candidato a Guido Tabellini, rector de la Universidad Bocconi de Milán (la más prestigiosa del ramo en Italia), aunque Corriere della Sera no descarta que el propio Monti.

Roma/EFE





Ver comentarios