Italia 90 histórico
La calidad profesional que se formó fuera del país y que hoy llena las aulas universitarias es la clave para surjan nuevas mentes en el cine nacional, asegura Catalina Acuña. Esteban Monge/La República
Enviar

Entrevista

Italia 90 histórico

Construir la nostalgia por la participación de “La Sele” en el Mundial, es el éxito de Catalina Acuña, directora de Arte de la película Italia 90

Transportar a quienes vivieron la clasificación de Costa Rica a su primer Mundial, contar a los aficionados que no vivieron ese momento lo que pasó y mostrar más allá de lo que se dijo, fue la tarea de Catalina Acuña, directora de Arte de Italia 90.

201406062323040.n22.jpg
Desde tiendas americanas, lugares de antigüedades, la búsqueda de cosas con los tíos, abuelos e investigación profunda, fueron claves para recrear el ambiente de los 90 . Fotografías: Esteban Monge/La República
Para transmitir ese sentimiento que recreara las palabras y las experiencias de lo vivido, recurrió a libros, fotografías y videos inéditos.
La producción contó con un presupuesto de ¢100 millones, además de tres semanas de preproducción.
La mujer responsable de transportar al pasado a los ticos habló con LA REPÚBLICA, sobre este viaje cuya promesa es lo nunca dicho.

¿Cómo fue la experiencia de recrear la historia de Italia 90?
Me llamó el director para decirme “estás dentro del proyecto”. De inmediato y con apenas dos semanas, trabajé en reunir el equipo y destinar los fondos para el vestuario, maquillaje, la pintura para los escenarios.

¿Cómo recreó esa época?
Me metí a investigar en los libros, fotografías, lo que dice la gente y los expertos en fútbol. Una fuente muy importante que tuvimos fue el registro de la cámara de Guimaraes, que canal 7 le dio para que grabara todo el viaje, los camerinos, el aeropuerto.

¿Los jugadores fueron parte de ese proceso?
Nos ayudaron muchísimo Claudio Jara, Mauricio Montero y Róger Flores. Realizamos una grabación en la casa de Jara, y yo le decía “tráigame lo que tenga que usó en ese momento” para recrear el ambiente.

¿A dónde recurrieron para conseguir los materiales?

201406062323040.n222.jpg
Yo no me puedo poner a inventar, porque muchos vivieron esos momentos. Fuimos al mercado de pulgas, tiendas americanas. También el típico préstamo a la tía, al abuelo, hasta un post en Facebook para buscar cosas raras.

¿La idea era transmitirlo como un documental?
Es un halago que lo vean de esa forma, porque significa que tiene tanto sentido, una propuesta audiovisual como un documental. La idea es que la gente viera algo que nadie le contó.

¿Cómo fue la búsqueda de recursos para grabar?
Siempre se tocan puertas; algunas se abren y otras no, pero fue bueno para que las marcas en este país se den cuenta de que pueden apoyar estos proyectos y que se pueden ver beneficiadas comercialmente.

¿Quiere el tico verse reflejado en la pantalla grande?
Es un tema que ha evolucionado de manera impresionante, antes se creía que no les gustaba verse en la pantalla. Pero los mismos actores, los cuales son grandes profesionales, lo hicieron de forma excelente.

¿Lee las críticas?
Hasta tenemos un grupo en whatsapp de los encargados para postear cuando sale algo de la peli.

¿Cómo competir contra grandes y millonarias producciones?
Se trata de crear un material que refleje la realidad de lo que pasa acá, pero en el país ha crecido muchísimo este mercado.

¿Es necesaria una legislación?
La Ley de Cine es muy importante para el gremio, pero no nos podemos convertir en una institución pública, ya que es un negocio. Costa Rica se puede vender como destino de locación para las grandes producciones, pero no hay gente ofreciendo eso.

Fabiola Vargas
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios